Mi página personal e íntima (L’illa)

Entradas etiquetadas como “trabajo

Casi el 50% de jóvenes valencianos está en paro

JORDI CUENCA VALENCIA
Una de las generaciones de valencianos mejor preparados de la historia se halla mayoritariamente excluida del mercado laboral y buena parte de los que sí han conseguido entrar a formar parte del mundo del trabajo, se encuentra con que sus empleos son precarios. Un panorama desolador, como corroboró ayer a este diario la responsable del departamento de Juventud de UGT-PV, Lucía Sanchis, quien apunta que, en base a los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al cuarto trimestre de 2010, solo uno de cada cuatro jóvenes valencianos, aproximadamente, tiene estabilidad laboral. Los datos son concluyentes. El 46,2 % de los valencianos con edades comprendidas entre los 16 y los 24 años se encontraba al finalizar el año pasado en el paro. Del 53,8 % que declaraba en la encuesta estar trabajando, un 45,5 % afirmaba que tenía un empleo fijo. De ahí que un 75% (tres de cada cuatro) de todos los jóvenes valencianos vivan en la precariedad laboral.
El paro en la autonomía, como queda dicho, se está cebando en la juventud. El citado 46,2 % está casi cuatro puntos por encima de la media española, situada en el 42,8 %, y es el peor de España tras Andalucía, Extremadura, Canarias y las ciudades autónomas. Nada que ver con el 30,08 % de la juventud vasca o el 39,72 % de la catalana. Otro dato inquietante es que el desempleo entre los valencianos de entre 16 y 24 años prácticamente duplica al que afecta a quienes tienen entre 25 y 34 años, cuyo desempleo alcanza a un 25,1% del total.

Empresarios
La dirigente ugetista no acaba de explicarse por qué siendo la mencionada “la generación más preparada es también la que tiene mayores dificultades para encontrar trabajo y además con unas ofertas laborales en muchas ocasiones muy por debajo de la categoría salarial que le correspondería”. Aunque, evidentemente, la crisis económica es el verdadero ogro, Lucía Sanchis culpa en buena medida de la situación a los empresarios, porque “piensan que es preferible contratar a alguien formado y con unos salarios bajos”. Asimismo, criticó que algunas empresas presentan Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) y “luego, cuando tienen puntas de faena, sustituyen a los trabajadores despedidos con contratos temporales de jóvenes”.
Reflexión a parte merece el hecho de que en la franja de entre 16 y 24 años el porcentaje de mujeres en paro en la Comunitat Valenciana (47,2 %) sea superior al de hombres (45,3 %), mientras que en el período comprendido entre los 25 y los 34 años, prácticamente se produce un empate: 25 % y 25,2 % en cada caso. Lucía Sanchis considera que la principal explicación a ambos fenómenos está en que los hombres suelen incorporarse al mercado laboral antes que las féminas, mientras que éstas, como prueba su masiva presencia en una mayoría de carreras universitarias, dedican más tiempo a su formación.

La mujer triplica al hombre en trabajos a tiempo parcial

El número de mujeres que tiene un empleo a tiempo parcial, la nueva apuesta del Gobierno para reducir el paro a corto plazo, es de 1.910.200 personas, cifra que triplica a la de los hombres, con 564.300 trabajadores. Sin embargo, aunque se podría pensar que ello responde a que las mujeres buscan estos empleos para poder conciliar vida personal y laboral, lo cierto es que la mitad de aquellas que trabajan a tiempo parcial lo hacen porque no encuentran otro tipo de contrato, frente al 56 % de los hombres, mientras que sólo un 9,7 % no quiere trabajar a tiempo completo. Éstas son las principales conclusiones que se extraen del “V Informe del Perfil de la Mujer Trabajadora” correspondiente a 2010, elaborado por Adecco con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en el que se evidencia el grado de desigualdad. levante-emv valencia


Jóvenes sobradamente indignados

Jóvenes sobradamente indignados

Un ´best-seller´ francés escrito por el nonagenario Stéphane Hessel anima a los jóvenes de hoy a indignarse “porque el mundo va mal” – Diez chavales isleños explican qué les preocupa y qué cambiarían para afrontar un futuro con garantías

http://www.diariodemallorca.es/sociedad-cultura/2011/01/30/jovenes-sobradamente-indignados/640919.html

VANESSA SÁNCHEZ. PALMA Saben quién es Belén Esteban, lo que costó el fichaje de Cristiano Ronaldo y que el iPhone 4 es lo último en telefonía móvil. Pero también pueden hablar de Wikileaks y Julian Assange, de lo cerca que está de extinguirse la ballena azul y de la ley antitabaco. Porque son jóvenes, sí, pero no tontos. Porque vale, pasan muchas horas frente al ordenador y menos de las que deberían atendiendo en clase, pero les preocupa su futuro. Un mañana que ansían pintar a todo color pero que se presume en blanco y negro si se tiene en cuenta “la pérdida de valores” y la “sociedad consumista” en la que están creciendo. Están enfadados pero dispuestos a dar guerra. Y no se van a dejar ganar.

 
Precisamente a ellos, a esa generación de adolescentes, se dirige Stépahne Hessel en su libro Indignez vous!, todo un fenómeno literario en Francia del que ya ha vendido más de 850.000 copias, y en la que el antiguo miembro de la Resistencia exhorta a los jóvenes a indignarse “porque el mundo va mal, gobernado por unos poderes financieros que lo acaparan todo”. Su pequeño panfleto político, que llegará a España el próximo 22 de marzo de la mano de Ediciones Destino, llama a la rebelión contra la injusticia y a una insurrección pacífica contra el consumo masivo, el desprecio por los más débiles y la competencia de todos contra todos.
¿Pero qué les indigna a los jóvenes de hoy? DIARIO de MALLORCA lanza la pregunta y diez chavales de edades comprendidas entre los 12 y los 17 años que estudian en el Instituto Son Pacs de Palma dan sus respuestas. Ojo. Deberían ficharlos Zapatero, Rubalcaba o Rajoy. Ellos sí saben explicar sus ideas.. Y dar soluciones.
Alba Pizà, de 16 años, abre fuego. “Me preocupa que la gente compre y compre de manera compulsiva. ¡No creo que tener de todo sea necesario para vivir!”. “Pues a mí lo que me indigna es que se utilicen a los niños de países pobres para fabricar esos móviles que luego venden aquí. Los tratan como esclavos!”, añade Mariano Morell, de 13 y estudiante de 2º de la ESO. A Pau Pons, de la misma edad, le molesta la falta de compromiso con el medio ambiente. “La gente contamina muchísimo y no se da cuenta de que hay muchas especies de animales en peligro de extinción”. Aplaude y apoya la queja Miquel Gomis, también de 13 años. “Creo que los mayores no son conscientes de que el cambio climático es real”. Indignación que comparte Isabel Carro. A sus 16 años y en 1º de Bachillerato, esta joven apuesta por “hacer algo ya por el medio ambiente”.

 
El benjamín del grupo es el primero en denunciar la pérdida de uno de los valores calificados por el propio Hessel como “el más importante de la humanidad”. Habla de respeto, de la falta de él en su entorno. “Me molesta que los chicos más mayores se metan con los más pequeños porque sí y que haya gente que lo vea y no haga nada por ayudarlos”. Así se expresa Bernat Martí, de 12 años. “Es que hay mucha hipocresía. Todos vamos de muy tolerantes y de que somos capaces de cambiar las cosas pero luego no hacemos nada”, apunta Mª Francisca Marimon, de 16. “Eso es por el ambiente de desconfianza en el que vivimos. Me molesta que ya no se crea en la justicia y en nuestros políticos y que eso haga que todos seamos un poco pasotas”, añade Carles Gómez, de 15 años. “Lo que me indigna verdaderamente es el tráfico de intereses económicos en el que vivimos y cómo cuando alguien sale a denunciarlo y pone las cosas claras sobre la mesa [se refiere a Julian Assange y sus papeles de Wikileaks] se le critique y se le persiga”. Lo dice así de claro a sus 15 años y sin pelos en la lengua Roberto Rafael Maura. Hipocresía, es, para Marina Tornero, la veterana del encuentro, “el fútbol y su negocio. No se entiende que Cristiano Ronaldo gane lo que gana y otros se mueran de hambre. Eso es realmente indignante”.
Lanzadas las primeras balas y hecha una primera reflexión crítica sobre la sociedad actual, nueva cuestión a debatir. La imagen que los mayores tienen de los jóvenes y cómo las series de televisión desvirtuan la realidad adolescente. “No somos como se piensa. Habrá, como en todas las generaciones, gente mejor o peor. Pero más allá del botellón y de las ganas de fiesta también tenemos inquietudes y nos preocupa lo que pasa alrededor”, asegura Maria Francisca. “Que los mayores continuamente no estén comparando con ellos me molesta porque no vivimos los mismos tiempos”, añade Roberto. “Es que ahora parece que todo lo tenemos más fácil porque nos lo dan todo hecho. Y quizás eso no esté bien. Deben dejarnos equivocarnos para aprender”, apunta Alba. “Nos piden respeto pero ellos nos tratan como canijos. Se trata de que nos tratemos todos bien y nos escuchemos, ¿no?”, se pregunta Mariano.
Respeto y tolerancia. Toca hablar de solidaridad e inmigración, dos temas sobre los que tienen mucho que decir. “No veo mal que haya inmigrantes pues muchos hacen el trabajo que los españoles no quieren”, expone Mª Francisca. “Es que aún hay mucho racismo, somos muy desconfiados y no todos los rumanos, por decir una nacionalidad, son ladrones o violentos”, dice Pau. “Creo que realmente deberíamos ayudarnos más los unos a los otros. Ponernos en la piel de los demás y entender las situaciones de cada uno”, concluye Isabel.


¿Y los políticos? ¿Les inspiran confianza? “Es imposible estar de acuerdo con todo lo que hacen pero quiero pensar que realmente toman las decisiones que ellos creen correctas”, afirma Roberto. “Abogo por darles un voto de confianza”, apunta Carles. “El año que viene me tocará votar por primera vez y, aunque aún no sé á qué partido político, creo que ejerceré mi derecho porque, si no lo hago, no podré criticar”, subraya Marina. Alba interrumpe la conversación para lanzar una queja. “¿Por qué no se invierte más dinero en las cosas realmente importantes?” La joven sabe de lo que habla. Quiere que el Gobierno centre sus esfuerzos en investigación sanitaria. “La gente se muere de cáncer, por ejemplo. Y hay investigadores que descubren vacunas efectivas pero, como no hay euros para financiar ese proyecto, mueren en los laboratorios. Eso me saca de mis casillas”, explica. “Para mí eso es falta de compromiso con su pueblo”, añade Miquel.

Último round, toca hacer ´pancartismo´. “Protestaría por varias cosas, entre ellas, por la actual política lingüística”, explica Maria Francisca. “Diría que no a las guerras, expone Miquel arropado por un Bernat que se define como “pacifista”. “Mi pancarta iría dirigida a los políticos y a su hipocresía”, añade Roberto. “Sí, es verdad, la sensación es que los políticos no están”, apunta Mariano. “El Plan Bolonia me trae de cabeza. Me manifestaría en su contra”, confiesa Isabel.
Hessel, en su época, tuvo que luchar por su vida; los jóvenes de hoy se juegan su libertad.

 


Más formulas para conseguir trabajo, una posibilidad más…

Hello There – Crea tu currículum en formato de vídeo

Por Juan Diego Polo el 25/02/2011

Si no os convence ninguna de las muchas opciones que ya os hemos presentado para crear un CV en la web, echad un vistazo en sayhellothere.com

Se trata de una aplicación en la que podréis crear una página con un vídeo en 60 segundos, en el que deberéis presentaros explicando vuestras cualidades profesionales, teniendo en cuenta que el objetivo es precisamente ese, crear un videocurrículum.

Además del vídeo existe la opción de añadir algunos datos, de contacto, principalmente, para permitir la comunicación con el interesado.

El sitio se encuentra únicamente en inglés, permitiendo grabar el vídeo con la webcam o subir un archivo existente en nuestro ordenador.

Una buena opción para darle un toque más personal a nuestras fríos currículos tradicionales, auque también podemos usarlo para mandar algún mensaje en vídeo a cualquier persona, a través de una página con vídeo privado.

Link: sayhellothere.com

 


El desempleo juvenil y las políticas de empleo #juventud #jóvenes

El desempleo juvenil y las políticas de empleo

La oferta de formación profesional debe reestructurarse, pero la necesidad de que estos jóvenes adquieran una mayor capacitación profesional resulta imperiosa
El pasado 28 de enero nos despertamos con una buena noticia. Por fin, los agentes sociales y el Gobierno alcanzaban un acuerdo de calado en materia de pensiones. Además, los medios filtraban que el acuerdo trascendía las pensiones, al incluir otros acuerdos sobre Políticas Activas de Empleo, e incluso sobre Política Industrial y Energética.
La alegría duró poco, ya que hacia las nueve de la mañana de ese mismo día el Instituto Nacional de Estadística presentaba los datos de empleo del cuarto trimestre de 2010: 4.690.000 parados (tasa de desempleo del 20.3%), 138.000 ocupados menos, y 35.600 hogares más con todos sus miembros activos en paro.
Si nos fijamos en los jóvenes menores de 30 años, la cifra de desempleo es aún más desoladora: son 1.700.000 jóvenes que quieren trabajar pero no encuentran empleo y que suponen ya más del 35% del total de parados. ¿Cómo son estos jóvenes? Los datos publicados recientemente reflejan que casi el 60% de estos parados tiene como máximo el nivel de educación obligatoria, y solo el 17% tiene educación universitaria.
Su nivel educativo no solo influye en la probabilidad de estar desempleado; también en cuánto tiempo permanece en el desempleo: entre los parados con nivel de educación obligatoria o menor, el 62% llevan más de 6 meses desempleados, mientras que entre los universitarios parados, este porcentaje disminuye hasta el 50%. Finalmente, el 40% de los jóvenes menores de 30 años que trabajan tiene un contrato temporal, porcentaje mucho mayor al del resto de los trabajadores.
En definitiva, entre el colectivo de jóvenes parados es mayoritaria la presencia de individuos con una formación igual o menor a la obligatoria, a todas luces muy escasa para enfrentarse a un mercado laboral altamente globalizado y competitivo.
En este escenario de los jóvenes tan preocupante, el Gobierno y los agentes sociales han llegado al llamado Acuerdo Económico y Social, que se aprobó en Consejo de Ministros. Uno de sus contenidos es precisamente el acuerdo en materia de puesta en marcha de políticas activas que favorezcan la empleabilidad de los jóvenes menores de 30 años.
Ese acuerdo por los jóvenes incluye el desarrollo de un itinerario individual y personalizado de empleo, por el cual a cada joven desempleado se le va a dotar de ayuda profesional para que encuentre en el menor tiempo posible un empleo adecuado a su capacitación. Si su formación fuera considerada insuficiente, se le ofrecerá una formación complementaria que le ayude en la recolocación laboral. Sin embargo, para que esta iniciativa tenga éxito, es necesario poner en marcha medidas complementarias, también mencionadas en el acuerdo, como el fortalecimiento de los Servicios Públicos de Empleo y la modificación en profundidad de la oferta de formación actualmente existente. La orientación es sin duda la adecuada, pero requieren de una dotación presupuestaria no menor en términos humanos y técnicos, aspectos que no han sido mencionados en el acuerdo y que pueden ser la clave para que estas medidas tengan consecuencias positivas.
El segundo elemento de este acuerdo es un Plan de Choque para el empleo juvenil y para desempleados de larga duración que consiste en una reducción sensible de las cuotas empresariales a la Seguridad Social -entre el 100% y el 75%- para empresas que contraten jóvenes a tiempo parcial (50-70% de la jornada completa) bien mediante contratos indefinidos o mediante contratos temporales de al menos 6 meses de duración. Este plan de choque tiene una validez de doce meses. Se fomenta asimismo la conversión de contratos temporales en indefinidos mediante la extensión de la bonificación -siempre durante los 12 meses que la medida esté en vigor-.
Este Plan de Choque, si bien puede disminuir las cifras de desempleo juvenil durante los próximos 12 meses, puede ahondar en el problema que muchos de estos jóvenes parados presentan y que no es otro que su falta de formación. El 30% de nuestros jóvenes entre 18 y 25 años abandona sus estudios tras finalizar la enseñanza obligatoria (el doble que la media europea), y durante los años de bonanza económica, han tenido una enorme facilidad para encontrar empleos precarios. La crisis económica ha destruido una gran parte de estos empleos, y se ha convertido en un poderoso incentivo para que estos jóvenes retomen la formación. Si el plan de choque que se ha diseñado para los jóvenes no va unido a una formación útil, estos jóvenes volverán a verse en una situación similar a la actual dentro de 12 meses, cuando terminen las bonificaciones.
¿No podría plantearse un plan de choque mediante el cual los jóvenes cuya formación educativa es igual o menor a la obligatoria optaran a estas ayudas siempre que fueran acompañadas de una formación profesional a tiempo parcial? Es cierto que la oferta actual de formación profesional debe reestructurarse, así lo pone también de manifiesto el Acuerdo, pero la necesidad de que estos jóvenes adquieran una mayor capacitación profesional me parece, hoy por hoy, imperiosa.

 

 


¿Te atrapa internet? Consejos útiles para racionalizar su uso (el video espectacular) #internet #redessociales

Mauro


1. Evalúa la situación. ¿Aún eres capaz de mantener la concentración en algo complicado durante mucho tiempo? Puedes probar en estas dos páginas: un test de atención en The New York Times o –más fácil aún- esta web en la que se trata de no hacer nada durante dos minutos completos mientras miras y escuchas las olas del mar. Si mueves el ratón o cambias de ventana, pierdes.

2. Sé consciente del tiempo dedicado a cada tarea. Igual que el primer paso para comer sano es coger papel y lápiz, apuntar cada comida y sorprenderse de la mala vida que se lleva, ayuda registrar cada minuto de conexión. Es sorprendente las veces que uno entra en un ciclo de correo->Facebook->chat->Twitter->Menéame->periódico->blogs->correo hasta que podemos volver a comenzar. Los científicos tienen una explicación para eso, y es que nuestra mentes están programadas para prestar atención a cada pequeña novedad. Al parecer estos mínimos paquetes de información activan mecanismos cerebrales de recompensa como la dopamina, que están implicados en algunas adicciones.

3. Muerte a la multitarea. Todo el mundo cree que es mejor realizando varias labores a la vez de lo que realmente es. No te sobrestimes y haz primero una cosa y después otra. Sólo el tiempo que se tarda en cambiar de tarea y volver a concentrarse en ella es muy valioso. Es la ley de oro.

4. Concéntrate en lo que estás haciendo y así te sentirás más feliz y el tiempo pasará volando. Lo explican los psicólogos (experiencia de flujo o flow), el zen y los buenos camareros que odian cuando el bar se queda vacío porque se aburren y la jornada se les hace eterna.

5. Vuelve el tiempo en tu favor. Dicen los estudios científicos que la percepción del tiempo tiene que ver con la cantidad de cosas nuevas que has hecho. El periodista Matt Danzico ha abierto un blog llamado TimeHack en el que está contando su experiencia ‘hackeando el tiempo’ probando una cosa nueva cada día durante un año. Ya ha alimentado a un burro y pisado descalzo la nieve. Del mismo modo, se puede volver el dinero a tu favor. Parece comprobado que el dinero que proporciona la felicidad es aquel gastado en experiencias.

6. Si puedes, usa dos pantallas en el ordenador. Una para navegar y la otra escribir, por ejemplo. Aumentan la productividad y te ahorras todo ese tiempo empleado en reducir y ampliar ventanas y en abrir y cerrar programas. Aunque, como dice mi amigo Antonio Delgado, que trabaja con tres, pueden servir para procrastinar el triple.

7. Aprovecha el iPad y los lectores de libros electrónicos para lecturas profundas y de textos largos. Aunque distraen más que un libro, por lo menos distraen menos que un ordenador. Yo mando a Instapaper los artículos que voy encontrando a lo largo del día para después leerlos con calma en el sofá, sin publicidad, sin enlaces y con un fondo gris que cansa menos la vista que el blanco de la web.

8. Haz caso al sentido común, que dice cosas como: prioriza, distingue entre urgente e importante, establece rutinas para cada actividad, haz descansos cada hora, ponte horarios de principio y fin, no comas delante del ordenador o delimita zonas libres de móvil/iPad/portátil. Si trabajas en una oficina por cuenta ajena algunos de los consejos igual te suenan a broma, pero si eres autónomo o teletrabajas desde casa sabrás que no lo son.

9. Investiga el sistema GTD. Es la abreviatura de “Getting Things Done”, un best seller escrito por David Allen que se ha convertido en el tratado más famoso sobre productividad y sobre el que existe todo un culto en Internet. Enseña cosas prácticas, como a mantener la bandeja de correo electrónico a raya, pero su base es que cada tarea (desde regar las plantas a preparar un informe) posee la misma importancia, y que para mantener el cerebro vacío de preocupaciones hay que ir despachándolas de forma sistemática. O sea: hacer listas y tachar con furia las tareas cumplidas, una por una.

10. Usa un lector RSS y aprende a leer las noticias. El consejo es valioso porque no viene de un periodista, sino de Manuel Haj-Saleh, ingeniero y una de las personas que conozco más adictas a la actualidad: “El RSS bien clasificado puede ser una buena herramienta, aunque digan que está en decadencia. Te permite descartar la morralla rápidamente. También hay que aprender a leer desde los titulares para saber si entrar a la noticia correspondiente o no. Pero eso es más complicado y requiere mucha práctica: interpretar los “dice ahora”, los “la mayoría dice”, desechar por principio el periodismo de declaraciones. Cuando veo “EFE” o similares tras el titular, si ya he leído una noticia parecida, no sigo. Me me interesa mucho saber si efectivamente hay una redacción del propio medio o si se han limitado a reproducir el despacho. Eso me permite contextualizar. Y con el tiempo acabas aprendiéndote muchos nombres…y de qué pie cojean”.

11. Aprovecha las herramientas tecnológicasFocusbooster es un temporizador on line que se basa en el método Pomodoro de concentración (trabajar 25 minutos, descansar 5). Minutesplease sirve para decidir por adelantado cuánto tiempo dedicaremos a cada cosa. Keepmeout te avisa si has caído en la tentación de visitar una página (por ejemplo Facebook) más de una vez cada ciertos minutos (por ejemplo 60). Remember the Milk es una aplicación GTD multiplataforma muy popular, aunque hay decenas para todos los sistemas operativos móviles.

12. Deshazte de las herramientas sofisticadas y pásate a la baja tecnología. Llegará un momento en el que descubrirás que Remember The Milk no hace nada que no pueda hacer un papel y un boli.

13. Conócete. Aprovecha los momentos de mayor concentración para las tareas más difíciles, vaguea sin culpa en los de menos. En muchos blogs se recomienda despachar un trabajo prioritario a primera hora de la mañana antes de abrir siquiera el correo electrónico, o no confiar demasiado en nuestras capacidades justo después de la comida. La que firma sabe bien que siempre tarda el doble de lo que ha calculado en terminar un artículo (este post debía haberlo publicado ayer). Se trata de conocer tus ciclos con realismo.

14. Haz yoga o medita. Russell A. Poldrack, profesor de psicología y neurobiología de la Universidad de Texas ha estudiado la multitarea, y aunque ha averiguado que puede ser negativa para el aprendizaje, también afirma que las prácticas que centran la atención pueden ser especialmente útiles calmando la tormenta mental de la sobredosis de información.

15. O sal a dar un paseo. Es la técnica otro amigo mío, profesor de fotografía y periodista freelance. “Andas dos o tres horas y a la vuelta lo ves todo con más perspectiva”. No vale llevarse el móvil: “Me he resistido a los móviles con Internet durante mucho tiempo para que no estropearan esos momentos”. A otros para reiniciar el cerebro les funciona correr o ir al gimnasio. “Follar también ayuda, ponlo si quieres”, me dice. Y claro, lo pongo, no sin antes borrar su nombre para que sus alumnos no lo encuentren cuando lo googleen.

16. Ojo con el móvil. Y no sólo porque los iPhones, las BlackBerrys y los smartphones proporcionen conexión 24 horas los 7 días, sino porque tienen a unificar en una sola bandeja todas las comunicaciones, que hasta ahora tenían sus normas: una llamada se responde antes que un SMS que se responde antes que un chat que se responde antes que un DM que se responde antes que un mensaje de Facebook que se responde antes que un mail. Recibiendo todo a la vez, el móvil crea la ilusión de que todo es urgente y todo se debe responder lo antes posible. Y no es así.

17. Desconecta por completo por lo menos un día a la semana. Es lo que hace Nacho Palou, del popularísimo blog Microsiervos, que lleva muchos años viviendo hiperconectado. Ese día sin cables le sirve también para hacer una especie de limpieza mental de la información que ha ido acumulando durante la semana: si no la ha utilizado durante esos días considera que no la va a volver a usar y se deshace de ella. Así los lunes empieza desde cero.

18. Aprende de los jefazos, que por más enganchados que estén a la BlackBerry no hay quien los encuentre en agosto. El descanso anual es sagrado.

19. Elige bien tus amistades, porque te ahorrarán tiempo. Es la técnica de Guillermo López, jefe de Proyectos Online en la agencia Remo y colaborador de GQ. “Tienes que asumir la sobrecarga de información. Además, no será tan mala cuando nos gusta tanto. Debes confiar en los demás, elegir bien tus curators, hacer criba de feedstuiteros. Al final todo el mundo comparte la misma información. Sigo a 45 tuiteros y me entero de todo. Incluso me bastaría con 15 ó 20”.

20. Simplifica. “Menos. Menos. Menos (menos que cuidar, limpiar, atender, organizar, recordar, llevar encima, controlar, pensar, guardar, sostener, defender y perder)”, me aconseja una amiga escritora. Movimientos como los que propugnan vivir sólo con 100 objetos son una excentricidad de un occidente demasiado rico y complicado, pero son inspiradores. La verdadera subversión del consumo consiste en pensarse bien cada compra y encargarse de que dure, contra modas y obsolescencias programadas. Cuanto menos hagas, más eficaz podrás ser en tus tareas. Mira el manifiesto de Zen Habits.

21. Deja de navegar, cierra esta página y haz lo que tengas que hacer. Y si no lo haces piensa por qué, seguro que existe una buena razón.

http://blogs.elpais.com/trending-topics/2011/02/nos-esta-volviendo-lerdos-internet-2-contraataque.html


Aprendizaje colaborativo #educación

El aprendizaje colaborativo forma parte del constructivismo como postulado que parte la idea de la educación como un proceso de socio-construcción, es decir de la apertura a la diversidad y la tolerancia, o lo que es lo mismo, el perspectivismo. Dicho de otro modo, los alumnos deben trabajar en grupos, colaborar y cooperar empleando para ello una serie de herramientas varias que les faciliten la interacción y la comunicación, de forma que cada alumn@ aporte una perspectiva individual al proyecto común, formándose así un proyecto diverso que contiene el acerbo, ideas y creatividad de cada uno de sus miembros. Estaretroalimentación o feedback facilita y potencia las actitudes cognitivas y dinámicas en el aprendizaje al dar al alumno la oportunidad de ser su propio líder en su educación con la ayuda de educadores y compañeros.

Vygotsky apunta que el Aprendizaje Colaborativo (AC) consiste en aprender con otros y de otros, ¿incluye este precepto sólo a los compañeros de clase, o podemos estar también hablando de los agentes sociales, medios, educadores y padres? Dar a los estudiantes la oportunidad de estar en el centro de su propio aprendizaje nos lleva a determinar o planificar unos objetivos, metodología y estrategia que promuevan y faciliten la tarea del alumno, tanto individual como colectivamente. ¿Quién diseña los planes? ¿Qué herramientas ponemos en manos de los estudiantes?

El aprendizaje colaborativo busca potenciar el valor de las relaciones interpersonales que se dan en grupos al considerar la socialización e integración, la diversidad, como valores o elementos eficaces para la educación del alumno. En este punto, la solidaridad y la empatía junto con la capacidad de l@s alumn@s de relacionarse y generar vínculos sociales con otros, son factores determinantes para su propia educación, y es esa toma de conciencia la que se pretende conseguir en última instancia.

En otros post he hablado ampliamente sobre las muchas herramientas colaborativas y educativas que tenemos a nuestra disposición desde el mundo 2.0 para facilitar a l@s alumn@s esta perspectiva e interacción educativa; sin embargo no debemos olvidar que el valor de las herramientas y software que empleemos no va más allá de la utilidad y facilidad que les demos, y que son l@s alumn@s los que colaboran y aprenden, y por lo tanto, es a ellos a quien debemos prestar la máxima atención a la hora de planificar una estrategia y escoger dichas herramientas.

Por otro lado y respondiendo a la pregunta anterior sobre la responsabilidad de las familias y agentes sociales en la educación además de alumn@s y profesores/as, al menos para quien subscribe, es trascendental que tanto padres como administración se involucren de forma activa y participativa en el aprendizaje. Conozco muchos profesores/as frustrad@s con la administración y decepcionados con las actitudes paternas, ¿se puede trabajar así? ¿Podemos pedir a nuestros hij@s que se impliquen, que colaboren y estudien cuando nosotros nos desentendemos? Por otro lado, hay también una responsabilidad social de la que poco o nada se habla, la responsabilidad de los Medios de Comunicación y Sociales, que hoy en día se multiplica a través de la Web 2.0. Nuestra labor es la de redireccionar el 2.0 hacia la colaboración, la creación de proyectos y la cooperación, de modo que l@s estudiantes no sólo aprendan los contenidos educativos necesarios, sino que desarrollen una actitud dinámica y participativa sobre sus propios conocimientos al estar involucrados en la misma.

Las TIC potencian en muchos aspectos la interacción:

  • Posibilitan el intercambio de información, conocimiento y diálogo.

  • Permiten la colaboración activa de los miembros de un grupo

  • Permiten la auto-evaluación y medición del rendimiento individual y colectivo

  • Facilitan el acceso a una gran cantidad de información compartida y la gestión de dicha información

  • Ponen en contacto a l@s estudiantes lo que les permite conocer no sólo lo referente a los contenidos educativos, sino a lo personal, los aspectos emocionales de la educación misma, percepciones, intuiciones, opiniones, sentimientos, etc

En fin, podemos decir que el aprendizaje colaborativo se basa en la potenciación de la inteligencia emocional del/la alumn@ para su propio desarrollo educativo y personal empleando las TIC y herramientas colaborativas como medio para facilitar la interacción con otros, de modo que los conocimientos no se acumulen en cajas que son fácilmente almacenadas y olvidadas por l@s alumn@s, sino que de un modo participativo y dinámico, forman parte de la experiencia y vivencia del estudiante en la diversidad y desarrollo.

Os dejo un documento sobre el aprendizaje colaborativo que me ha parecido interesante.

http://www.collaborationideas.com/2011/02/que-es-el-aprendizaje-colaborativo/?lang=es


El estado de Linkedin 2011 #trabajo #empleo #datos

Linkedin es una red que surgió en el 2003 y atualmente opera en mas de 200 países. Amodiovalerio Verde nos trae una extraordinaria infografía que nos muestra el estado de Linkedin con información muy interesante y actualizada (Feb. 2011) de sus más de 101 millones de usuarios.