Mi página personal e íntima (L’illa)

Entradas etiquetadas como “salud

Los Españoles dan la espalda a la dieta mediterránea. Datos de ENIDE 2011

RECOMENDACIONES

Ante estos resultados, las recomendaciones recogidas en la encuesta para mejorar la ingesta dietética de los españoles son:

  • Aumentar el consumo de cereales, frutas, hortalizas, legumbres y frutos secos, de los cuales se ingieren menos raciones que las recomendadas.
  • Moderar el consumo de los azúcares, ya que una ingesta elevada puede favorecer el sobrepeso, la obesidad y la caries dental.
  • Moderar el consumo de carnes grasas, embutidos y bollería, para disminuir la ingesta de grasas saturadas y reducir el nivel de colesterol y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Mantener una adecuada hidratación mediante el consumo de agua, infusiones, zumos de fruta, caldos, etc.
  • Practicar diariamente ejercicio físico moderado y ajustar la ingesta de alimentos de acuerdo al nivel de actividad habitual.

Por último, seguir la alimentación mediterránea, que es un modelo rico, variado y saludable, así como un patrimonio de la cultura de todos los pueblos de España.

http://www.aesan.msc.es/AESAN/web/notas_prensa/presentacion_enide.shtml

 

Los españoles dan la espalda a la dieta mediterránea

Los ciudadanos comen grasas y proteínas en exceso y pocos hidratos de carbono.- Se debe incrementar el consumo de cereales, hortalizas y frutas.- El 46% de la población lleva una vida sedentaria

Demasiada carne y pocos hidratos de carbono. La dieta de los españoles está desequilibrada. Cada persona ingiere al día unas 2.480 kilocalorías, de media; una cifra correcta pero que está muy mal repartida. La primera Encuesta Nacional de Ingesta Dietética revela que los ciudadanos abusan de las bebidas gaseosas, las grasas y las proteínas. En cambio se olvidan de las patatas, la pasta, el arroz y los cereales. “Los españoles han dado la espalda a la dieta mediterránea”, ha afirmado Roberto Sabrido, presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan).

Ese organismo, dependiente del Ministerio de Sanidad, ha encuestado a 3.000 ciudadanos, de entre 18 y 64 años, para trazar la radiografía de lo que comen. Los datos obtenidos reflejan un panorama preocupante: solo el 43% de los españoles consume hortalizas diariamente, el 46% de la población no realiza ninguna actividad deportiva (ni siquiera caminar media hora diaria) y entre un 28% y un 30% de la población come bollería a diario.

Unos datos que contribuyen a explicar el incremento de los índices de sobrepeso y obesidad. Actualmente, el 56% de los mayores de 18 años padece sobrepeso u obesidad, un dato que en los menores de edad es de 27,8%. La Encuesta de Ingesta Dietética refleja otra conclusión reveladora, los mayores tiene hábitos más saludables que los jóvenes: comen menos carne y más frutas y hortalizas. También las mujeres se alimentan mejor que los hombres. “Los más jóvenes son los que menos se adaptan a la pirámide alimentaria recomendada”, ha dicho Sabrido quien ha insistido en la preocupación por corregir esos malos hábitos

La Aesan ha comparado los datos españoles con lo que se come en Francia, y los los valores son muy similares. Algo que confirma el olvido progresivo de la dieta mediterránea.

Vegetarianos

El 1,5% de la población no come nunca carne ni pescado, es decir, son vegetarianos. El 2,7% no toma nunca huevos y el 5% de los españoles no comen legumbres jamás. La encuesta muestra también que la carne de ave es la más consumida por los ciudadanos que, también, tienen a la manzana como fruta preferida.

Los niveles de pescado que ingiere la población son los adecuados, y los españoles prefieren los pescados blancos.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/espanoles/dan/espalda/dieta/mediterranea/elpepusoc/20110303elpepusoc_5/Tes


Hacer el amor o practicar sexo tiene de bueno….

Nadie duda de que la sexualidad es una de las fuentes de placer más importantes del ser humano. Pero la novedad es que recientes estudios científicos han mostrado beneficios insospechados de la actividad sexual para la salud. Según el médico Ian Kerner, experto en la materia, siempre se había creído que tener buena salud era un requisito primordial para tener una vida sexual gratificante. “A la luz de los nuevos hallazgos, se ha podido comprobar que lo contrario también es válido, es decir, que el coito ayuda a mejorar la salud de las personas”. Se trata de una nueva área de exploración, en la cual todavía hay discusión sobre cómo se da esta influencia. Como lo dijo Jennifer Bass, del Instituto Kinsey, “sabemos que las personas saludables tienen más actividad sexual”. Pero también se está observando que el sexo tiene un impacto positivo en el organismo. “Lo que está por aclararse es qué viene primero”. Independientemente de la respuesta, la recomendación de los médicos hoy es que dos o tres orgasmos semanales, como mínimo, podrían ser el remedio para condiciones concretas, muchas de ellas males modernos como el estrés, el infarto y la depresión.

Estos son seis de estos beneficios específicos confirmados en el laboratorio.

1. Más jóvenes

Un estudio de largo plazo hecho por investigadores del Royal Edinburgh Hospital, en Escocia, con 3.500 personas entre 30 y 101 años, encontró que la actividad sexual regular podría hacer ver a una persona entre cuatro y siete años más joven. Para el trabajo, se le mostró fotos de los participantes a un panel de jueces, que debía adivinar la edad de las personas en las imágenes. Quienes fueron considerados más jóvenes fueron los de mayor actividad sexual. La responsable de este efecto sería la hormona de crecimiento cuya producción se aumenta durante la cópula. Otros trabajos han encontrado un incremento de la hormona Dhea durante la etapa de excitación de la pareja. Esta hormona, considerada como la fuente de la eterna juventud, ayuda a mantener la piel saludable, repara los tejidos y tonifica los músculos.

2 . En forma

¿Sin tiempo para el gimnasio? No importa. Se ha calculado que, en promedio, una relación ayuda a bajar cinco calorías por minuto. Los besos y las caricias, si son apasionados, suben la presión arterial y por lo tanto ayudan a quemar calorías. Otros estudios han establecido que el cuerpo puede perder 150 calorías en una faena sexual de media hora, y el tiempo promedio que una pareja gasta en las lides del amor es de 25 minutos. Esto, tres veces a la semana, significa 450 menos calorías, lo cual es mejor que una vida sedentaria en la cama. De ahí en adelante, todo incremento en la frecuencia de estos encuentros será una ganancia. Otros expertos han encontrado que la sexualidad ayuda a mantener el cuerpo en forma gracias a que estar desnudo frente a la pareja crea una conciencia de su imagen corporal y genera motivación para hacer ejercicio y quitarse los kilos de más.

3.  No más gripes

Estar en la intimidad con una persona que estornude y tosa no es muy sensual. Pero sí está confirmado que los encuentros sexuales mantienen a raya los resfriados y las gripes. De acuerdo con estudios realizados por investigadores de la Universidad de Wilkes, Pensilvania, se ha podido establecer que aquellos estudiantes que tienen relaciones sexuales dos veces a la semana presentan niveles más altos de inmunoglobulina A, o IgA, un tipo de anticuerpo. La IgA se encuentra en la saliva y las mucosas y es la primera línea de defensa del organismo frente a las infecciones. Por lo tanto, el sexo, en una frecuencia moderada, mejoraría el sistema inmune. Otros estudios han encontrado que las defensas se fortalecen gracias a que al hacer el amor las personas se exponen a los microbios de su pareja. Pero hay límites. Las investigaciones han encontrado que los adictos al sexo estarían más estresados y ansiosos, por lo cual se cancelaría el efecto benefactor ya que estas sensaciones deprimen el sistema inmune.

4. Menos estrés

Si está agobiado por los problemas, el remedio podría ser un orgasmo. Según Bass, “el clímax ayuda a calmar a la gente y a conciliar el sueño, incluso si la persona lo obtiene mediante la masturbación”. La razón es que luego de un orgasmo viene una intensa oleada de calma y relajación. Por eso, la mayoría se queda dormida después de experimentarlo. Esto se debe a que durante el acto sexual, el cuerpo emite una hormona conocida como oxitocina, lo que a su vez provoca la secreción de endorfinas. Y una buena noche ayuda a capotear mejor el estrés al otro día. Todas ellas ayudan a aliviar el dolor y a producir una sensación analgésica en el cuerpo. Un estudio encontró que la gente que pasa de tener relaciones sexuales una vez al mes a una vez a la semana obtiene un nivel de felicidad parecido al de recibir un aumento de sueldo. Pero esto último no aplica a quienes pagan por sexo ni a los que engañan a sus parejas. Otro estudio reciente, hecho con estudiantes de la Universidad de Nueva York, sugiere que el semen es un antidepresivo natural, pues las mujeres que tuvieron relaciones sin condón eran más felices que quienes usaban el preservativo. “Es evidente que la vagina absorbe componentes del semen que luego se detectan en el flujo sanguíneo”, escribieron los autores en el trabajo. El sexo también ha sido relacionado con una disminución de la neurosis, que se caracteriza por cambios de ánimo y preocupación.

5 . Un corazón saludable

Algunos estudios recientes publicados en el Journal of the American College of Cardiology confirman que el sexo y el corazón son grandes aliados y no enemigos, como muchos creen. ‘Morir en el acto’ es muy poco frecuente. Los científicos han descubierto que los hombres que reportan tres o más orgasmos a la semana tienen 50 por ciento menos infartos y derrames cerebrales si se les compara con hombres que tienen una frecuencia sexual más baja. En este punto, la hormona Dhea vuelve a relucir, pues un orgasmo aumenta la producción de esta sustancia, que ayuda a mejorar la circulación y la dilatación de las arterias. Por eso un problema de disfunción sexual es un indicador temprano de una mala salud cardiovascular. En general, hoy se sabe que el sexo incrementa el flujo sanguíneo, y esto es bueno para todos los órganos, incluido el cerebro. Cuando la gente se excita, la presión de la sangre aumenta y llega más flujo a la cabeza, lo cual mejora el desempeño de la mente no solo en la cama, sino fuera de ella. Más oxígeno en los demás órganos significa también que estos se pueden limpiar para poder hacer mejor su trabajo.

6. Longevidad

El sexo con una frecuencia regular podría añadir años de vida. En un estudio del British Medical Journal, los científicos encontraron que los hombres que hacen el amor una vez al mes tienen el doble de riesgo de morir en los diez próximos años que aquellos que lo hacen una vez cada semana. Investigadores de la Universidad de Duke también encontraron este efecto en las mujeres que reportan gozar de una vida sexual. En este caso, las más activas vivirían entre siete y ocho años más que las mujeres que son indiferentes al tema. La razón no es muy clara, pero algunos especulan que se debe a todas las ventajas mencionadas anteriormente. Como lo dice Bass, “la sexualidad, por ser un ejercicio, ayuda al cuerpo a luchar contra los síntomas del paso del tiempo”.

http://www.semana.com/noticias-vida-moderna/eche-pa-pieza/152089.aspx


Ayer me robaron la Bici…reflexiones

Ayer me robaron la bici, o por lo menos tuve que vivir con esa sensación, el rato que la deje aparcada en un parking de bici. Le puse mis dos candados y me fui a hacer lo que tenía que hacer, pero durante el tiempo que estuve, tuve que tener la sensación de que me la habían robado, por si sucedía ese hecho estar preparado, es más, las dos fotos que le hice fue por ese motivo.

No, no me la robaron, volví y estaba en su sitio como la deje, pero, porque tuve que vivir esa incerteza, si se supone que la bici es el trasporte del futuro, por la crisis de los combustible, porque no toman medidas, aunque ya se estan moviendo a nivel de construcción de carril bici, pero falta la medida más importante.

La medida más importante, es que los ciudadan@s nos sintamos seguros cuando circulamos en ellas por nuestras ciudades y que las podamos aparcar, por lo menos en los sitios públicos y con las mínimas medidas de seguridad, hasta que nos parezcamos a Europa y no pasemos este miedo cada vez que aparcamos nuestra bicicletas.

Y recordar las bicis son buenas para el medio ambiente y para nuestra salud, y en muchas ocasiones son más veloces que los vehículos a motor, y en nuestra zona mediterránea es increíble que no se incentive más su uso por el tiempo que tenemos.


La gasolina y la luz, como nos mueven y nos moveremos…

Hoy he ido a poner carburante diesel a mi coche y que yo me acuerde nunca había tenido un precio tan elevado, casi, casi igual que la gasolina, supongo que nos dirán que la inestabilidad en Oriente Medio hace que el precio del crudo suba.

Algún día esa zona, ya sea por llevarse mal con occidente o simplemente porque se acaba, dejará de suministrarnos el líquido elemento, el oro negro.

 

Ante esto, parece que los oligopolios están cogiendo sitio y atando las cosas bien atadas, se supone que una vez se acabe el negocio de los vehículos a motor, avanzaremos en la línea de que los coches sean eléctricos, ante esto, las últimas medidas adoptadas despiertan mis recelos, una es la recién ampliada duración de las centrales nucleares de 40 a 60 años, unas centrales ya amortizadas y que con su mayor duración las hace más vulnerables, y la otra es el incremento de la luz este último año de un 10%, lo que hace que el negocio de los coches eléctricos cuando llegue será un negocio para los de siempre, y quién tendrá que pagar, y ya veremos que diferencia notamos entre alimentar nuestros vehículos a gasolina o a luz, ya que el costo final lo abonaremos  l@s ciudadan@s.

Da rabia que siempre paguen los mismos, para que los elegidos por estirpe familiares vivan muy bien.

No he visto ninguna empresa, que después de cambiar el envío por postal, por la factura electrónica, haya aplicado una  reducción de alguna de sus tarifas a sus consumidores/as, o haya pagado un mes de internet al/a la ciudadan@, ya que este gasto ha sido repercutido al/a la consumidor/a final


Ahora que llego la lluvia y el viento, hablemos de cosas serias…de nuestra #salud #polución

Ha llegado la borrasca, ha llegado el viento, la lluvia, el viento y el frío han llegado y han quitado de encima de nuestras grandes ciudades la nube de polución y de contaminación.


Ahora que hemos comprobado que a algunos  de l@s politic@s de algunas ciudades  que nos gobiernan, les preocupa más los datos de los medidores que la salud de l@s ciudadan@s de sus ciudades, es el momento de pedir responsabilidades.

Es el momento de exigir de que los medidores de contaminación estén donde deben estar, de pedir responsabilidades políticas, de solicitar medidas para cuando la contaminación sea peligrosa para nuestra salud, de los mayores, de l@s niñ@s, de l@s enferm@s.

Y si la medidas deben ser la reducción del tráfico rodado que sean valientes y las tomen explicándolas a la ciudadanía, que apoyen decididamente el trasporte público, y los carriles bici.

Y ciudadan@ cuando vayas a votar este año piensa en tu salud y en la de tu seres más queridos, ya que si no hacen nada, lo que están haciendo es jugar con tu salud y la de los tuyos



En cuestión de sexo, a ellas ya no les duele la cabeza #sexualidad #mujer

  • El 75% de las españolas está satisfecha con su vida sexual
  • Las portuguesas son las que mejor nota ponen a sus relaciones íntimas
  • La halitosis y la disfunción eréctil, principales inhibidores de la libido
  • Tres de cada 10 mujeres cree que su pareja ha tenido problemas de erección

Un 75% de las mujeres españolas reconoce estar satisfecha con su vida sexual y para un 81% tener unas buenas relaciones íntimas es muy importante para su vida. Los datos, procedentes del informe europeo sobre hábitos sexuales ‘Qué quieren las mujeres?’, realizado por la consultora internacional Strategy One con la colaboración del laboratorio Pfizer, demuestran que “la mujer ha empezado a asumir su propio deseo y su propio placer”, señala el sexólogo Vicente Bataller, director del Instituto Valenciano de Sexualidad.

[foto de la noticia]

Es más, cuanto más tienen, más quieren. Aunque la mayoría (68%) afirma practicar el sexo al menos una vez por semana a un 42% les gustaría aumentar esta frecuencia. Es decir, a ellas ya no les duele la cabeza, ya no ponen excusas para disfrutar bajo las sábanas. “Aquí no tuvimos la revolución sexual del año 68, porque en España estábamos a otras cosas, pero vemos que la sexualidad femenina ha evolucionado rápidamente y es equiparable a la de países como Suecia, que tienen educación sexual desde los años 50”, explica Bataller.

De hecho, de las 2.500 mujeres mayores de 18 años encuestadas en cinco países –Alemania, Austria, Portugal, Suecia y España– sólo las portuguesas están más satisfechas con su vida sexual (88%) que las españolas.

Sin embargo, a pesar de estos datos favorables, la sexualidad en España tampoco es para lanzar las campanas al vuelo, porque algunos aspectos siguen fallando. Los sexólogos admiten que falta comunicación en la pareja y más consulta con los especialistas.

Así que, a ellas no les duele la cabeza pero les ha comido la lengua el gato. “Parece que hablamos con naturalidad y libertad de estos temas, pero no con la pareja. En ese caso nos bloqueamos”, indica Miren Larrazábal, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS).

La disfunción eréctil, un tabú

La disfunción eréctil, que afecta a dos millones de hombres en el mundo, es uno de los problemas al que aluden las mujeres para no mantener relaciones sexuales. Cerca del 16% lo considera una importante barrera y tres de cada 10 chicas creen que su pareja ha experimentado alguna vez un problema de erección.

“Lo primero que hay que tener claro es distinguir lo que es un ‘gatillazo’, un episodio puntual que afecta a todos los varones alguna vez, de la disfunción eréctil, que perdura en el tiempo”, comentan los sexólogos, que añaden que “es habitual partir de un planteamiento incorrecto por el cual ellos, cuando sufren disfunción eréctil, ven peligrar su masculinidad, mientras que sus parejas creen que las culpables son ellas que ya no resultan suficientemente atractivas”.

Según Bataller, “los síntomas de este problema son muy claros y evidentes. Otra cosa es que el varón lo niegue o lo proyecte en el otro. Lo importante es reconocerlo cuanto antes y acudir a consulta”. Para Miren Larrazábal, “el hombre con disfunción eréctil ve amenazada su autoestima y prefiere evitar las relaciones por temor a fallar. Las mujeres piensan que tiene una aventura y uno por otro no lo hablan. Deben saber que es un problema de pareja, no individual”.

Además, el director del Instituto Valenciano de Sexología añade que “todo está muy centrado en el pene, en el ‘on/off’, cuando hay muchos más factores en la sexualidad y se pueden usar otras partes con el mismo placer”.

Los egocéntricos no gustan

Para que el deseo sexual se active necesita unos inductores, unos estímulos tanto externos como internos. Y al igual que necesita factores para poner en marcha la libido, hay otros que le ponen freno.

En relación a la personalidad y al estilo de vida del hombre, una de cada cinco mujeres considera que el egocentrismo es uno de los principales inhibidores del sexo (22%), seguido de la pereza (16%)la arrogancia (15%).

“Si sólo se ocupan de sí mismos, nos bajan la libido. Reclamamos la empatía y una relación a dos”, explica la presidenta de FESS. Asimismo “las mujeres no debemos de preocuparnos de satisfacer sólo al compañero, sino a nosotras mismas. Cada uno es responsable de su propio placer“.

Respecto a los inhibidores físicos, la halitosis -mal aliento- (29%), la disfunción eréctil (16%) y la eyaculación precoz (12%) son los que más afectan a las mujeres.

“Los amantes no nacen, se hacen. La sexualidad no es un instinto, sino un valor que hay que cultivar”, concluye Larrazábal, para quien “los problemas de cama se deben afrontar de forma positiva”.


“La siesta es el mejor momento para hacer el amor”, el titular que siempre quise encontr

“La siesta es el mejor momento para hacer el amor”

Y es de un periódico serio, y lo he conseguido gracias a @PASSalutJove