Mi página personal e íntima (L’illa)

Entradas etiquetadas como “manifestaciones

Anatomía de una revolución de Manuel Castells

Anatomía de una revolución

No fue una revolución por internet, pero sin internet esta revolución no se hubiera producido

La Vanguardia. 19 de febrero de 2011

Si quieres liberar a la sociedad dale internet”, dijo Wael Ganim, el más popular de los que iniciaron las protestas egipcias en Facebook. El Baradei identifica a jóvenes en las redes sociales como actores principales de la revolución. La realidad es más complicada. Y entender esa complejidad es esencial para caracterizar la primera gran revolución del siglo XXI, portadora de gérmenes de cambio al tiempo que muestra las raíces perennes de las revueltas: explotación, humillación y violencia. Tal vez todo empezó el 6 de abril del 2008 en El Mahalla el Kubra, ciudad obrera en el norte del país donde decenas de miles de trabajadores del textil fueron a la huelga, se manifestaron y ocuparon la ciudad hasta que fueron disueltos a tiros. Ahí surgió el movimiento juvenil del 6 de Abril, activo convocante por internet de las movilizaciones recientes.

Estimulado por la revolución tunecina, uno de esos activistas, Asmar Mafhuz, colgó un vídeo en YouTube el 24 de enero y sus compañeros distribuyeron miles de octavillas en barrios pobres de El Cairo llamando a manifestarse. Simultáneamente, Ganim, un joven ejecutivo de Google, creó un grupo en Facebook llamado Todos somos Jalid Said, el joven de Alejandría al que en junio del 2010 la policía asesinó a golpes en un cibercafé por colgar un vídeo mostrando a policías intercambiando drogas. Pronto tuvo 70.000 amigos . En Facebook y en Twitter se encontraron veteranos de la lucha contra la represión y miles de jóvenes indignados por la injusticia e inspirados por Túnez. Los jóvenes se comunicaron por sus medios habituales, internet y móviles. Pero pensando conquistar la calle con lemas copiados de Túnez: “Fuera el régimen”, seguido de “Túnez es la solución”, versión opuesta al tradicional “el islam es la solución”. Un movimiento espontáneo, poco islamista, sin líderes y mayoritariamente joven. En un contexto de luchas sociales y oposición política hasta entonces contenidas por la represión.

No fue una revolución por internet. Pero sin internet esta revolución concreta no se hubiera producido. Por internet llegaron las imágenes e informaciones de Túnez. Y las redes sociales fueron la plataforma de movilización, de coordinación, de solidaridad y de popularización del objetivo de acabar con Mubarak. Se pasó inmediatamente del ciberespacio al espacio urbano. Una vez en la plaza Tahrir, y en muchos otros espacios que se ocuparon en Alejandría, Suez y otras ciudades, se generó una dinámica de autoorganización, sin estructura previa, que se fue formando en la solidaridad ante el peligro y en la supervivencia diaria.

Se construyeron duchas y retretes, se organizó el aprovisionamiento, se prepararon defensas y se crearon canales de comunicación entre la multitud y con el mundo. Esa horizontalidad de los concentrados, que rememora las barricadas de las revoluciones del pasado, permitió soslayar diferencias ideológicas, religiosas, de sexo, de edad y de clase, fundidas en un solo grito por la libertad y en la determinación de morir por ella si era necesario. Fue esencial la participación de mujeres con sus niños, anclando la lucha en una resistencia no violenta que no consiguieron doblegar las cargas policiales y gangsteriles. Es más, la ocupación de un espacio público simbólico permitió a los medios de comunicación internacionales una cobertura informativa espectacular y continua, poniendo al mundo por testigo y mostrando a los revolucionarios su propia fuerza a través de canales por satélite en árabe, Al Yazira en particular. Los medios de comunicación y las redes por internet se conectaron entre ellos, tanto en la información que recibían de los manifestantes como en la difusión de informaciones e imágenes de los medios por Twitter y móviles.

Y cuando el régimen intentó interrumpir la comunicación libre que alimentaba el movimiento, se dio una verdadera batalla por la comunicación que está llena de lecciones para el futuro de la relación entre comunicación y poder. Porque Mubarak no se detuvo ante nada. Por primera vez en la historia, intentó la gran desconexión, el cierre total de internet y las redes móviles y la recepción de satélite. Por otro lado, utilizó la violencia para intimidar y someter a los periodistas. Y falló. La gran desconexión no funcionó: no fue tecnológicamente posible porque se usaron canales alternativos como la red Tor; porque las líneas de teléfono fijo conectaron por módem con el extranjero y de allí con Egipto, con ayuda de Google, Twitter y otros, mediante Twitter, fax y radio de onda corta; porque las pérdidas económicas de la incomunicación eran insostenibles, y porque el país dejó de funcionar.

Por su parte, los periodistas reaccionaron con extraordinario coraje y mantuvieron la información, incluso elevando el tono de su crítica al régimen. Significativo fue en EE.UU. que un Anderson Cooper, cabeza visible de CNN, salió tan indignado de lo que vio y de los golpes que recibió que transformó CNN en plataforma de denuncia de Mubarak y de crítica a la timidez de Obama, algo que fue determinante en el cambio de actitud de la Administración estadounidense. Este cambio desempeñó un papel clave en la intervención del ejército para destituir a Mubarak y abrir una transición democrática.

El ejército fue factor determinante, pero sólo porque la revuelta popular, pacífica y legítima, sin tonos islamistas ni liderazgo político, creó una situación en la que sólo una represión masiva y sangrienta podía contener el cambio. Una represión de ese nivel chocaba directamente con la petición expresa de Obama de que no se usara la violencia. Gates se lo repitió varias veces al general Hafez Enan, jefe del Estado Mayor y su hombre en Egipto, consciente de los 1.200 millones de dólares anuales que reciben.Y por otro lado, los mandos más jóvenes no hubieran seguido a la corrupta cúpula militar, que desde el control de la situación aún piensa en manipular la transición en su interés. Pero lo decisivo fue que los ciudadanos, empezando por algunos valientes, vencieron el miedo. Y esa conquista se produjo en las múltiples redes de comunicación, en internet y en la calle, en las que construyeron y sintieron su comunidad.

 

Anuncios

Otro vídeo de lo que pasa en #Egipto #egypt de la protestas

Esta es la historia de una idea cuyo tiempo ha llegado. Una idea que comenzó en Túnez, y se está extendiendo por el mundo árabe como reguero de pólvora: la democracia. Por favor ayude a compartir esta historia importante, inspirando a la gente que conoces – estamos siendo testigos de la historia!

Egipto:

“Después de décadas de gobierno autocrático, la propaganda estatal, la corrupción gubernamental institucionalizada, la brutalidad policial, y la supresión de las libertades fundamentales, los egipcios están frustrados tomaron las calles buscando un cambio y exigente democracia, la dignidad, y las reformas civiles.

“El levantamiento fue organizado y llevado a cabo por los egipcios comunes y corrientes de todos los ámbitos de la vida como no partidista, no ideológica, empuje pacífica para la reforma de prácticamente todos los segmentos de la vida egipcia estaba representado. Jóvenes y viejos, profesionales y obreros, hombres y las mujeres, religiosos y laicos, musulmanes y cristianos. “

– http://www.ahmedrehab.com/blog/2011/0 …

 


Los hechos de Murcia….con otra interpretación #murcia #política

En primer lugar antes de expresar alguna de mis reflexiones, e invitaros a leer un artículo que me parece perfecto de Ignacio Escolar llamado “La Culpa”, condenar sin paliativos todo tipo de Agresión ya sea física o psicologica o mediatica a personas o a colectivos.

Y a reglón seguido, ver como se distorsiona la realidad y se lleve a extremos insostenibles, viendo la viga en paja en el ojo ajeno y no la realidad del dia a dia, en la que voy a intentar poner sobre la mesa alguna causalidades.

  • En primer lugar el gobierno murciano está sufriendo las consecuencias de unas medidas duras de ajuste, pero como ya las sufrió el gobierno de Zapatero con sus medidas, movilizaciones, manifestaciones…y seguro que el lenguaje que se esta usando es por lo menos igual de duro que el que ha utilizado el PP este tiempo.  Puede ser que estas medidas sean como las que quiere promulgar el PP cuando llegue al poder y pero aún no las quiere hacer pública, o por ejemplo como las que tendrá que tomar el gobierno valenciano que es el que mayor deuda autonómica  arrastra. O como dijo Rajoy “…a lo mejor no le gustan a algunos, o no le gusta a mucha gente, o a nadie.»
  • Puede ser interesantes comprobar las televisiones públicas de valenciana (canal 9)  o madrid (telemadrid) que tipo de mensajes dan o como interpretan las noticias, que como denuncian  reiteradamente sus periodistas son tendenciosas e incitan al enfrentamiento partidista, entre comunidades por agua, lengua, infraestructura, reparto de fondos o cualquier tema que de rédito.
  • También podríamos ver como se han repartido las licencias de TDT, que gobiernos autonómicos las han dado y a quién se las han dado, y veríamos como intereconomia, libertad digital, popular Tv, han copado curiosamente en los gobierno gobernados por el PP, desterrando la pluralidad informativa y que tipos de mensajes lanzan a la ciudadanía.
  • Podríamos ver que por ejemplo en la comunidad valenciana, son reiterados los ataques que han sufrido las sedes de diversos partidos de izquierda, y que nadie ha hecho nada, no se ha detenido a nadie y no pasa nadie, y se esta atacando con estos ataques al estado de derecho.

La culpa

A Hermann Tertsch le rompió varias costillas un macarra de bar, pero la culpa –según el PP y su coro mediático– fue del Gran Wyoming. Al consejero  de Cultura de Murcia, Pedro Alberto Cruz, le han pegado una paliza tres animales, al parecer vinculados agrupos radicales violentos y al gamberrismo futbolístico, pero la culpa –según el PP– es del PSOE.

Al entonces ministro José Bono le agredieron en una manifestación de la AVT, un lamentable incidente en el que participaron dos militantes del PP. ¿Adivinan de quién fue de la culpa? Del PSOE, cómo no. No sé si recuerdan esta vieja historia. Primero Rajoy minimizó los hechos: “Lo sucedido no es nada comparado con lo que nos ocurrió a nosotros la víspera del 14-M”, aseguró. Y después llevó a juicio a los policías que interrogaron a sus dos militantes implicados. Los policías fueron condenados en primera instancia, pero después el Supremo los absolvió. Nadie del PP se disculpó.

Pero volvamos a Murcia, epicentro estos días de la crispación nacional. Nunca sobra la condena absoluta de la violencia ni el apoyo total a la víctima, así que toda mi repulsa para los cafres del puño americano –o lo que fuera que usasen– y mis mejores deseos para el consejero agredido. Pero la manipulación de este suceso por parte del PP y del gobierno murciano, al culpar de la paliza al PSOE y a los sindicatos, está siendo tan repugnante como la propia agresión. De los hooligans violentos no espero gran cosa; de los dirigentes políticos, sí. Un mínimo: saber distinguir una animalada como ésta de las legítimas protestas contra los recortes que está aplicando el endeudado gobierno de Ramón Valcárcel. Responsabilizar también a Rubalcaba por no poner escoltas –no todos los cargos públicos los llevan– es otra manipulación más. ¿Acaso el gobierno de Murcia solicitó una protección especial?

 


¿Por qué salieron l@s jóvenes franceses a la calle?

Francia.

¿Por qué salieron los jóvenes a la calle?

VS 0 | | sección: web | 02/11/2010
Sylvain Bourmeau (Mediapart) entrevistó a Camille Hamidi

Camille Hamidi, profesora de ciencias polìticas en la Universidad Lumière-Lyon-2 y miembro del laboratorio Triangle [Triángulo], ha publicado recientemente La sociedad civil en las ciudades, así como un estimulante artículo en el último número de la Revue française de science politique [Revista francesa de ciencia política], “Clase, etnicidad, territorio: la relación con la política de los jóvenes procedentes de la inmigración de los barrios populares durante las elecciones presidenciales de 2007”. Ha aceptado correr el riesgo de comentar para Mediapart la participación de los jóvenes en el movimiento actual de contestación de la reforma de las jubilaciones.

¿Cómo ves las movilizaciones de jóvenes, bachilleres más que universitarios, a las que asistimos desde hace días? ¿Te sorprende la naturaleza y la amplitud de estas movilizaciones?

Si quieres saber que dice, sigue este enlace