Mi página personal e íntima (L’illa)

El PP votará hoy en las Cortes para recortar la independencia del Consejo de la Juventud#juventud#sensejoventud#jóvenes

Solamente con sus votos, y ante la oposición no solamente del resto de partidos presentes en las Cortes, sino del mismo Consejo de la Juventud que integra asociaciones juveniles de todo signo, el Partido Popular aprobará hoy una Ley de la Juventud con el fin de difuminar el peso de una de las últimas entidades autonómicas en las cuales no tiene un control partidista.

Es un procedimiento clásico de las pseudodemocracias o de los gobiernos con voluntad de controlar la sociedad más allá de los márgenes democráticos: desmantelar los tejidos asociativos y sustituirlos por asociaciones subvencionadas y teledirigidas desde el poder. En la Comunidad Valenciana, a día de hoy, quedan pocos ejemplos de grandes entidades con peso social verdaderamente independientes y, si todo sigue según el guión previsto hoy en la sesión de las Cortes, el Partido Popular posibilitará que mañana una de ellas, el Consejo de la Juventud de la Comunidad Valenciana (CJCV), tenga menos peso.

Porque siguiendo el modelo de sus colegas madrileños, que con Esperanza Aguirre al frente se cargaron hace un mes el Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid, el PP valenciano aprobará mañana una Ley de la Juventud con el principal objetivo de rebajar el estatus jurídico del consejo. No lo extingue, como en el caso madrileño, pero lo debilita. “La ley parece hecho para incrementar el control sobre el consejo, que es de las pocas instituciones que no controlan”, comenta José Manuel Sanz de Jóvenes de Esquerra Unida, pero su testimonio podría ser el de la mayor parte de miembros del CJCV, que van desde asociaciones de scouts a sindicales, pasando por las vinculadas con creencias religiosas o de inmigrantes, y que se pusieron de acuerdo para lanzar un manifiesto rechazando la aprobación de la ley.

Y es que el CJCV es, como el resto de estos consejos surgidos con la consolidación de la transición, una de las entidades con un funcionamiento más transparente y democrático de nuestro Estado. Nacidas del autogobierno, estos consejos aglutinan otros consejos locales que integran por su parte asociaciones juveniles de todo tipos pero que cumplen unos requisitos tanto legales y de registro, como de respecto a los otros. Y en ellas, todas las asociaciones integrantes tienen el mismo peso, lo cual fomenta el respecto de la voz por las minorías. La función de todo este tejido asociativo es finalmente ejercer de interlocutor de todas estas inquietudes y necesidades juveniles y los organismos competentes.

Por qué se habría, pues, de ¿acabar con esto? “Cuando se trabaja tan poco por la juventud, el que pasa es que una organización independiente como la nuestra, que incluye todas la voces del espectro político, no te equivocas, acaba lanzando un mensaje crítico; porque es inevitable. Y esto a algunos, aunque sea absolutamente democrático y nuestra función, los molesta”, apunta Sanz. La aprobación de la Ley de Juventud que traerá adelante hoy el PP, recortaría la influencia del CJCV (el principal delito del cual es ser crítico, porque sus opiniones no son vinculantes), y el paradójico es que es el mismo CJCV el que hace tiempo que pide una revisión de la legislación.

Sin embargo, la evolución de esa nueva ley es curiosa. Y es que después de pedirse durante años una ley que actualizara la del 89, en 2006 el IVAJ y el CJCV llegaban a un acuerdo lleno para una nueva Ley. Sin embargo, la destitución de Marcos Alós como director del IVAJ por su afinidad con el sector zaplanista del PP, hizo desaparecer aquella Ley consensuada. La que ahora se presenta es la tercera que el Consejo de Camps propone unilateralmente. Las tres recibieron fuertes críticas, pero esta vez el PP, a pesar de no contar con el informe preceptivo del CJCV y del consejo del IVAJ que exige la anterior Ley para su reforma, pretende sacarla adelante sea como fuere.

Acabar con el CJCV por vía rápida o lenta no es, a pesar de todo, el único punto que contempla la Ley; que añade el establecimiento de la edad para ser considerado joven entre los 14 y los 30 años (ampliable a los 35 en caso de ayudas a la vivienda y acceso a planes de ocupación), la creación de un Observatorio de la Juventud —quizás la alternativa adocenada para sustituir el CJCV— y el cambio de nombre del IVAJ por Generalitat Joven, un cambio de dudosa utilidad pero que generará un importante gasto económico para reemplazar una denominación por otra en todos los puntos que sea necesario.

http://www.linformatiu.com/nc/portada/detalle/articulo/el-pp-votara-hui-en-les-corts-per-a-retallar-la-independencia-del-consell-de-la-joventut

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s