Mi página personal e íntima (L’illa)

La edad del ciberpavo (via Bloc del Punt d’Assessorament de Salut)

Texto de Carmen Giró

Ilustraciones de Antonio Ballesteros

¿Cómo se transforman en adultos los adolescentes que crecen rodeados de tecnologías de la información y la comunicación? Los expertos están convencidos de que les influye. ¿Para bien o para mal?

 

La edad del ciberpavo

Julia es una arquitecta que trabaja en casa. Un técnico le está montando un ordenador nuevo, muy potente y con mil y una aplicaciones. Ana, la hija adolescente, pregunta si el ordenador tiene Messenger. El informático contesta que no tiene. “¡Vaya birria de ordenador!”, responde la niña. Julia tiene 45 años. Cuando ella era adolescente, los grupos musicales de moda eran Spandau Ballet y Police.

Cuando quería saber qué hacían tenía que esperar a que alguna revista hablara de ellos. Cuando su hija Ana quiere saber qué hace Hanna Montana sólo tiene que entrar en YouTube o lanzar una pregunta en Twitter.

Cuando Julia empezaba a salir de noche, sus padres le preguntaban con quién iba, y procuraban que vinieran a buscarla a casa para conocerles. Cuando Ana quiere salir de noche, sus padres hacen lo mismo, pero cuando pasa la tarde del domingo chateando en el Messenger, no le preguntan con quién habla.

Cuando Julia empezaba a beber, o a fumar, o a salir con chicos, se lo explicaba a sus amigas. Ana comparte estas experiencias en Tuenti y recibe consejos de adolescentes de toda España. Ana ha detallado datos íntimos en su perfil de Facebook y su madre ha colgado las fotos de la última fiesta familiar. La tecnología también influye en la adolescencia. Es la edad del ciberpavo.

Distanciarse del adulto.
“En algunos aspectos, los adolescentes de hoy y los de hace 30 años son muy parecidos –explica la pedagoga Eva Bach–. La adolescencia la sigue marcando el reloj biológico y sigue siendo una etapa de crisis. Conlleva una gran efervescencia hormonal, un deseado y a la vez temido despertar, implica emociones nuevas, difíciles y ambivalentes, hay una necesidad de distanciarse del adulto y de acercarse al grupo de iguales.”

Eso convive ahora con un uso natural y desa complejado de las tecnologías de la comunicación. “La mayoría de los adolescentes utiliza este recurso como una red de relaciones, para estar conectados entre ellos en cualquier momento –prosigue Bach–. El uso principal es básicamente social. En este sentido, la tecnología me parece algo maravilloso, puesto que responde a una necesidad humana de primer orden, estar en contacto, relacionarnos y sentirnos parte de un grupo.” 

Múltiples estudios han analizado el uso de la tecnología por los más jóvenes. Dos tercios de los adolescentes españoles son usuarios de algún tipo de red social que opera por internet, sobre todo Tuenti y Facebook, mientras que algo menos de la mitad juega habitualmente con videojuegos. Más del 90% usa asiduamente el ordenador e internet, sobre todo para jugar y chatear con sus amigos y bajar música y películas. Messenger y redes sociales son lo más utilizado, mientras que usos secundarios son sacar apuntes y buscar información.

Lourdes Fèrriz, autora de ¡Quiero un móvil! Cómo educar a nuestros hijos en las nuevas tecnologías, asegura: “Las nuevas tecnologías se convierten en un recurso para desfogarse de la vida diaria. La distancia física que ofrecen aporta a los adolescentes seguridad para vencer vergüenzas y timidez”. El estudio Outlook Teens 2010 advertía de que los jóvenes pasan la mayor parte del tiempo que están en casa delante de una pantalla de ordenador y sólo dedican el 10% de su jornada a relacionarse con sus familiares adultos, tres veces menos que hace 20 años.

 

Una red de contacto.
Las redes sociales como Tuenti o Facebook, los vídeos de Youtube, los mensajes de Twitter permiten formar parte de una pandilla gigantesca. Una encuesta hecha en Madrid indicó que el 41% de los adolescentes que están en redes sociales tienen más de 100 contactos agregados. ¿Cien amigos reunidos en un bar, hablando al mismo tiempo? En realidad, los adolescentes como Ana explican: “Seguimos hablando de lo que estábamos hablando en el patio del instituto, pero al conectarnos siempre se acopla alguien nuevo y es más divertido”. Los expertos dicen que es inasumible gestionar más de 100 amigos.Read More

via Bloc del Punt d’Assessorament de Salut

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s