Mi página personal e íntima (L’illa)

La historia de Jota, de un amigo…

A veces las cosas más bonitas son las que tienes cerca, y no se ven porque las tienes tan cerca, que parecen invisibles, pero son tan necesarias como el aire para respirar, y tan luminosas y frescas como una sonrisa de buena mañana, os presento un texto y un blog de un amigo, que es poesía pura, que son como las pequeñas cosas que nos hacen tan grandes…

http://efecteikea.blogspot.com/

JOTA NO ES TONTA
Es alucinante la de veces que Jota se ha sentido despreciada. Y no solo porque le gusta el patchwork. La verdad es que su presencia no es imponente, pero está cansada de que la juzguen por llevar la misma ropa que llevaba su madre. No es muy alta, pero tampoco es tan pequeña. Es una chica limpia, como siempre decia su abuela, y no puede evitar ser introvertida, eso ya lo ha discutido con muchos amigos que la culpan de que no sale a divertirse. A Jota le gusta más quedarse en casa, al lado de la estufa en invierno, y en la terraza al sol en verano, con sus complejos trabajos manuales. Ella lo encuentra excitante.
El desprecio acompaña a veces a sutiles comentarios, otras a hechos flagrantes y evidentes, como el trato que su jefe le confiere cuando estan en horario de oficina. Como si fuese una aprendiz. Jota lleva ocho años en su puesto de trabajo, haciendo todas las tareas que se le han encomendado, más otras tantas que ella ha considerado que, por ética profesional, no debia desatender. Esto es porque a veces, el jefe de Jota le pide cosas tan lejanas a sus funciones inmediatas, como hacerle fotocopias o revisar bibliografias obsoletas, que la convierte en la única responsable de lo que al fin y al cabo tiene que hacer. Jota parece la única preocupada por su trabajo verdadero. La última jugada tendenciosa es que esté siempre aprendiendo. Cuando debe desempeñar una tarea compleja, para la que está sobradamente preparada, Jota nota rápidamente que su jefe abandona su lectura de mails para acompañarla en lo que haga falta: presentarla a los compañeros como la nueva, acabar las frases por ella, o simplemente, suplirla improvisando en las acciones públicas que ha diseñado durante semanas.
Jota está harta. Un dia de estos… piensa. Un dia de estos se me cruzan los cables y mando a todo el mundo a paseo. Pero mientrastanto, calma el desánimo por la vida combinando texturas. La verdad, ella es feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s