Mi página personal e íntima (L’illa)

Entradas etiquetadas como “jóvenes

Casi el 50% de jóvenes valencianos está en paro

JORDI CUENCA VALENCIA
Una de las generaciones de valencianos mejor preparados de la historia se halla mayoritariamente excluida del mercado laboral y buena parte de los que sí han conseguido entrar a formar parte del mundo del trabajo, se encuentra con que sus empleos son precarios. Un panorama desolador, como corroboró ayer a este diario la responsable del departamento de Juventud de UGT-PV, Lucía Sanchis, quien apunta que, en base a los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al cuarto trimestre de 2010, solo uno de cada cuatro jóvenes valencianos, aproximadamente, tiene estabilidad laboral. Los datos son concluyentes. El 46,2 % de los valencianos con edades comprendidas entre los 16 y los 24 años se encontraba al finalizar el año pasado en el paro. Del 53,8 % que declaraba en la encuesta estar trabajando, un 45,5 % afirmaba que tenía un empleo fijo. De ahí que un 75% (tres de cada cuatro) de todos los jóvenes valencianos vivan en la precariedad laboral.
El paro en la autonomía, como queda dicho, se está cebando en la juventud. El citado 46,2 % está casi cuatro puntos por encima de la media española, situada en el 42,8 %, y es el peor de España tras Andalucía, Extremadura, Canarias y las ciudades autónomas. Nada que ver con el 30,08 % de la juventud vasca o el 39,72 % de la catalana. Otro dato inquietante es que el desempleo entre los valencianos de entre 16 y 24 años prácticamente duplica al que afecta a quienes tienen entre 25 y 34 años, cuyo desempleo alcanza a un 25,1% del total.

Empresarios
La dirigente ugetista no acaba de explicarse por qué siendo la mencionada “la generación más preparada es también la que tiene mayores dificultades para encontrar trabajo y además con unas ofertas laborales en muchas ocasiones muy por debajo de la categoría salarial que le correspondería”. Aunque, evidentemente, la crisis económica es el verdadero ogro, Lucía Sanchis culpa en buena medida de la situación a los empresarios, porque “piensan que es preferible contratar a alguien formado y con unos salarios bajos”. Asimismo, criticó que algunas empresas presentan Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) y “luego, cuando tienen puntas de faena, sustituyen a los trabajadores despedidos con contratos temporales de jóvenes”.
Reflexión a parte merece el hecho de que en la franja de entre 16 y 24 años el porcentaje de mujeres en paro en la Comunitat Valenciana (47,2 %) sea superior al de hombres (45,3 %), mientras que en el período comprendido entre los 25 y los 34 años, prácticamente se produce un empate: 25 % y 25,2 % en cada caso. Lucía Sanchis considera que la principal explicación a ambos fenómenos está en que los hombres suelen incorporarse al mercado laboral antes que las féminas, mientras que éstas, como prueba su masiva presencia en una mayoría de carreras universitarias, dedican más tiempo a su formación.

La mujer triplica al hombre en trabajos a tiempo parcial

El número de mujeres que tiene un empleo a tiempo parcial, la nueva apuesta del Gobierno para reducir el paro a corto plazo, es de 1.910.200 personas, cifra que triplica a la de los hombres, con 564.300 trabajadores. Sin embargo, aunque se podría pensar que ello responde a que las mujeres buscan estos empleos para poder conciliar vida personal y laboral, lo cierto es que la mitad de aquellas que trabajan a tiempo parcial lo hacen porque no encuentran otro tipo de contrato, frente al 56 % de los hombres, mientras que sólo un 9,7 % no quiere trabajar a tiempo completo. Éstas son las principales conclusiones que se extraen del “V Informe del Perfil de la Mujer Trabajadora” correspondiente a 2010, elaborado por Adecco con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en el que se evidencia el grado de desigualdad. levante-emv valencia


Jóvenes sobradamente indignados

Jóvenes sobradamente indignados

Un ´best-seller´ francés escrito por el nonagenario Stéphane Hessel anima a los jóvenes de hoy a indignarse “porque el mundo va mal” – Diez chavales isleños explican qué les preocupa y qué cambiarían para afrontar un futuro con garantías

http://www.diariodemallorca.es/sociedad-cultura/2011/01/30/jovenes-sobradamente-indignados/640919.html

VANESSA SÁNCHEZ. PALMA Saben quién es Belén Esteban, lo que costó el fichaje de Cristiano Ronaldo y que el iPhone 4 es lo último en telefonía móvil. Pero también pueden hablar de Wikileaks y Julian Assange, de lo cerca que está de extinguirse la ballena azul y de la ley antitabaco. Porque son jóvenes, sí, pero no tontos. Porque vale, pasan muchas horas frente al ordenador y menos de las que deberían atendiendo en clase, pero les preocupa su futuro. Un mañana que ansían pintar a todo color pero que se presume en blanco y negro si se tiene en cuenta “la pérdida de valores” y la “sociedad consumista” en la que están creciendo. Están enfadados pero dispuestos a dar guerra. Y no se van a dejar ganar.

 
Precisamente a ellos, a esa generación de adolescentes, se dirige Stépahne Hessel en su libro Indignez vous!, todo un fenómeno literario en Francia del que ya ha vendido más de 850.000 copias, y en la que el antiguo miembro de la Resistencia exhorta a los jóvenes a indignarse “porque el mundo va mal, gobernado por unos poderes financieros que lo acaparan todo”. Su pequeño panfleto político, que llegará a España el próximo 22 de marzo de la mano de Ediciones Destino, llama a la rebelión contra la injusticia y a una insurrección pacífica contra el consumo masivo, el desprecio por los más débiles y la competencia de todos contra todos.
¿Pero qué les indigna a los jóvenes de hoy? DIARIO de MALLORCA lanza la pregunta y diez chavales de edades comprendidas entre los 12 y los 17 años que estudian en el Instituto Son Pacs de Palma dan sus respuestas. Ojo. Deberían ficharlos Zapatero, Rubalcaba o Rajoy. Ellos sí saben explicar sus ideas.. Y dar soluciones.
Alba Pizà, de 16 años, abre fuego. “Me preocupa que la gente compre y compre de manera compulsiva. ¡No creo que tener de todo sea necesario para vivir!”. “Pues a mí lo que me indigna es que se utilicen a los niños de países pobres para fabricar esos móviles que luego venden aquí. Los tratan como esclavos!”, añade Mariano Morell, de 13 y estudiante de 2º de la ESO. A Pau Pons, de la misma edad, le molesta la falta de compromiso con el medio ambiente. “La gente contamina muchísimo y no se da cuenta de que hay muchas especies de animales en peligro de extinción”. Aplaude y apoya la queja Miquel Gomis, también de 13 años. “Creo que los mayores no son conscientes de que el cambio climático es real”. Indignación que comparte Isabel Carro. A sus 16 años y en 1º de Bachillerato, esta joven apuesta por “hacer algo ya por el medio ambiente”.

 
El benjamín del grupo es el primero en denunciar la pérdida de uno de los valores calificados por el propio Hessel como “el más importante de la humanidad”. Habla de respeto, de la falta de él en su entorno. “Me molesta que los chicos más mayores se metan con los más pequeños porque sí y que haya gente que lo vea y no haga nada por ayudarlos”. Así se expresa Bernat Martí, de 12 años. “Es que hay mucha hipocresía. Todos vamos de muy tolerantes y de que somos capaces de cambiar las cosas pero luego no hacemos nada”, apunta Mª Francisca Marimon, de 16. “Eso es por el ambiente de desconfianza en el que vivimos. Me molesta que ya no se crea en la justicia y en nuestros políticos y que eso haga que todos seamos un poco pasotas”, añade Carles Gómez, de 15 años. “Lo que me indigna verdaderamente es el tráfico de intereses económicos en el que vivimos y cómo cuando alguien sale a denunciarlo y pone las cosas claras sobre la mesa [se refiere a Julian Assange y sus papeles de Wikileaks] se le critique y se le persiga”. Lo dice así de claro a sus 15 años y sin pelos en la lengua Roberto Rafael Maura. Hipocresía, es, para Marina Tornero, la veterana del encuentro, “el fútbol y su negocio. No se entiende que Cristiano Ronaldo gane lo que gana y otros se mueran de hambre. Eso es realmente indignante”.
Lanzadas las primeras balas y hecha una primera reflexión crítica sobre la sociedad actual, nueva cuestión a debatir. La imagen que los mayores tienen de los jóvenes y cómo las series de televisión desvirtuan la realidad adolescente. “No somos como se piensa. Habrá, como en todas las generaciones, gente mejor o peor. Pero más allá del botellón y de las ganas de fiesta también tenemos inquietudes y nos preocupa lo que pasa alrededor”, asegura Maria Francisca. “Que los mayores continuamente no estén comparando con ellos me molesta porque no vivimos los mismos tiempos”, añade Roberto. “Es que ahora parece que todo lo tenemos más fácil porque nos lo dan todo hecho. Y quizás eso no esté bien. Deben dejarnos equivocarnos para aprender”, apunta Alba. “Nos piden respeto pero ellos nos tratan como canijos. Se trata de que nos tratemos todos bien y nos escuchemos, ¿no?”, se pregunta Mariano.
Respeto y tolerancia. Toca hablar de solidaridad e inmigración, dos temas sobre los que tienen mucho que decir. “No veo mal que haya inmigrantes pues muchos hacen el trabajo que los españoles no quieren”, expone Mª Francisca. “Es que aún hay mucho racismo, somos muy desconfiados y no todos los rumanos, por decir una nacionalidad, son ladrones o violentos”, dice Pau. “Creo que realmente deberíamos ayudarnos más los unos a los otros. Ponernos en la piel de los demás y entender las situaciones de cada uno”, concluye Isabel.


¿Y los políticos? ¿Les inspiran confianza? “Es imposible estar de acuerdo con todo lo que hacen pero quiero pensar que realmente toman las decisiones que ellos creen correctas”, afirma Roberto. “Abogo por darles un voto de confianza”, apunta Carles. “El año que viene me tocará votar por primera vez y, aunque aún no sé á qué partido político, creo que ejerceré mi derecho porque, si no lo hago, no podré criticar”, subraya Marina. Alba interrumpe la conversación para lanzar una queja. “¿Por qué no se invierte más dinero en las cosas realmente importantes?” La joven sabe de lo que habla. Quiere que el Gobierno centre sus esfuerzos en investigación sanitaria. “La gente se muere de cáncer, por ejemplo. Y hay investigadores que descubren vacunas efectivas pero, como no hay euros para financiar ese proyecto, mueren en los laboratorios. Eso me saca de mis casillas”, explica. “Para mí eso es falta de compromiso con su pueblo”, añade Miquel.

Último round, toca hacer ´pancartismo´. “Protestaría por varias cosas, entre ellas, por la actual política lingüística”, explica Maria Francisca. “Diría que no a las guerras, expone Miquel arropado por un Bernat que se define como “pacifista”. “Mi pancarta iría dirigida a los políticos y a su hipocresía”, añade Roberto. “Sí, es verdad, la sensación es que los políticos no están”, apunta Mariano. “El Plan Bolonia me trae de cabeza. Me manifestaría en su contra”, confiesa Isabel.
Hessel, en su época, tuvo que luchar por su vida; los jóvenes de hoy se juegan su libertad.

 


Pequeño manual para jóvenes rebeldes

La ira contra la injusticia permanece intacta. El nazismo cayó, la Resistencia triunfó, pero la amenaza de tiranía no ha desaparecido. El entrañable y poderoso Stéphane Hessel, alto diplomático anciano, guerrillero resistente, redactor de la Declaración Universal de Derechos Humanos y padrino de las redes de protección de los sin papeles, ha logrado colocar en millones de mentes francesas en las últimas semanas su indignación. Hoy Destino pone a la venta el libro en España. El pequeño panfleto, ¡Indignaos!, escrito a sus 93 años, es un modesto libro que grita basta ya.

El iluminado: Contra el proyecto europeo de Sarkozy

Nada auguraba el éxito del libro hace tres años, en tiempos del sarkozysmo triunfante, cuando Hessel, el embajador de Francia y exguerrillero antinazi, entró en resistencia de nuevo. La prensa de referencia estimaba que Nicolas Sarkozy, por tener tres adornos en su Gobierno en la forma de tres ineficaces y jóvenes ministras africanas, era de centro y un chico bonito. Nadie veía el proyecto de restauración de la supremacía blanca europea del que Sarkozy era máximo exponente. Nadie veía el internamiento y la expulsión de niños sin papeles por decenas de miles.Stéphane Hessel, en medio de la indiferencia general, sí lo vio. Y lanzó el primer desafío: “Hay que resignarse a constatar que se violan muchísimos derechos fundamentales en nombre de temores y miedos. Es el miedo de los dirigentes a que su autoridad sea cuestionada. Contra eso, tenemos que rebelarnos”, explicó entonces a Público.

El alto diplomático, tras apoyar de forma organizativa a varios movimientos de resistencia civil franceses y tras ir en persona a echar una mano a los palestinos, redactó este corto planfleto. En pocos días, el bombazo fue inmenso. Ahora, siete semanas en cabeza de ventas y 12 ediciones en Francia después, ya ha sido traducido a 24 lenguas.

“En este mundo, hay cosas insoportables. Hay que mirar bien”

La insurrección: Un llamamiento claro, sin excusas retóricas

Sin duda el primer secreto del éxito está en el lenguaje y en el franco optimismo de la acción propio de Hessel. No todo el mundo puede hablar tan claro, sin sectarismos. No hay ni una sola perífrasis en su obra, ni una sola excusa retórica, ni una sola frase dogmática, ni un momento de pesimismo.

El manifiesto lleva siete semanas en el número uno de ventas en Francia

“En este mundo, hay cosas insoportables. Para verlo, hay que mirar bien, hay que buscar. Yo digo a los jóvenes: buscad un poco, vais a encontrar. La peor actitud es la indiferencia. (…) Si os comportáis así, perderéis una de las componentes esenciales que hacen lo humano. Una de las componentes indispensables: la facultad de indignación, y el compromiso, que es consecuencia de la misma”. Y concluye: “Encontraréis situaciones concretas que os llevarán a poner en marcha una acción ciudadana fuerte. Buscad, y encontraréis”. El panfleto de Hessel no está escrito por alguien que busque las medallas de salón: es un llamamiento a la acción para una “verdadera insurrección pacífica”.

El desafío: Mantener las conquistas logradas hace 70 años

Es un llamamiento a la acción para una verdadera insurrección

Para poder hablar así, hay que tener una historia personal. Mil detalles colocan hoy a Hessel en una posición clave: niño de orígenes judío-berlineses acogido con los brazos abiertos en Francia. Luego, de joven, con la ocupación nazi, vio más claro que otros. Ya anciano, en el siglo XXI, también. Y en esa clarividencia, derivada de su vida, destaca un punto del panfleto que probablemente sea el desafío clave de la década entrante.

Hessel recuerda que, con Francia todavía ocupada, guerrilleros comunistas y guerrilleros de derechas se pusieron de acuerdo para decidir que educación, protección de la infancia, seguridad social, igualdad, jubilaciones, propiedad pública de los grandes medios de producción y dignidad para los trabajadores eran el progreso. Pese a los destrozos de la guerra, lo lograron y construyeron una de las sociedades más igualitarias, cultas y prósperas que existen.

“¿Cómo puede ser que hoy falte dinero para mantener y prolongar esas conquistas, cuando la producción de riqueza ha aumentado considerablemente desde la liberación, un período en que Europa estaba arruinada?”. Respuesta meridiana: “Pues porque el poder del dinero, tan combatido por la Resistencia, nunca ha sido tan enorme como ahora, insolente, egoísta, y equipado con sus propios siervos, colocados hasta en las más altas esferas del Estado”.

“El poder del dinero nunca ha sido tan enorme como ahora”

La valentía: Basta con la minoría para levantar a la masa

Fuerte es la tentación hoy de resignarse a pensar que será imposible salir del atolladero de la pobreza que crece, de la destrucción de la sociedad y de la civilización y de la mediocridad de la escena política. Pero Hessel es un hombre que vio los cuernos al toro en una situación mucho peor: el colaboracionismo en Francia. Por eso tiene otro secreto que susurrar a los jóvenes.

Hessel señala la responsabilidad del individuo para levantarse

“Cuando intento comprender lo que causó el fascismo, lo que hizo que fuéramos invadidos por él y por Vichy, me digo que lo que ocurrió es que los pudientes y quienes poseían algo, con su egoísmo, habían tenido un miedo terrible a la revolución bolchevique. Se dejaron guiar por sus miedos. Pero si hoy, como entonces, una minoría activa se levanta, eso bastará, y tendremos la levadura para que la masa suba”, escribe. El orden es blando y fácil de tumbar. Los que asienten son sólo unos cobardes, parece decir. “Tú eres responsable, en tanto que individuo”, de hacer imposible ese orden blando de la cobardía sobre el que se levantan las tiranías más crueles.

Los motivos: Contra la competición, la amnesia y el consumo

Dice que a los jóvenes les cuesta encontrar motivos para la indignación

El autor asegura que hoy es más difícil para un joven detectar un motivo de indignación. Todo está dominado por “medios de comunicación que proponen a nuestra juventud el horizonte del consumo masivo, el desprecio a los débiles y a la cultura, la amnesia generalizada y la competición a ultranza”. Hessel recuerda que hay dos grandes pozos sin fondo para la indignación: uno, “el abismo inmenso que separa a los más pobres de los más ricos”, en el Magreb por ejemplo. Otro, la destrucción de cada vez más derechos humanos, normalmente considerados universales, en un planeta degradado ecológicamente.

En 2008, Hessel explicaba a Público sus temores: “A las causas tradicionales de afluencia de extranjeros pobreza y tiranía mañana va a sumarse una nueva fuente de inmigración: la degradación del planeta y el cambio climático. Va a haber zonas del planeta donde será imposible vivir. La gente estará obligada a irse”. Frente a los poderes que ven ya la posibilidad de organizar un mundo rico, rodeado de una masa de infrahumanos, lanza un llamamiento “por una insurrección pacífica” y “no violenta”.

La bandera: La rebelión debe caminar sin terrorismo

El anciano diplomático, que ha visto todas las guerras y de todos los colores, que las ha combatido desde finales de los años treinta, confiesa que su principal causa de indignación ahora es la situación de Palestina. Se ha probado que Israel es capaz de cometer crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Por eso, Hessel estima que toca izar una bandera. “Es insoportable que ciertos judíos puedan hoy perpetrar crímenes de guerra”.

Tras señalar el desequilibrio entre decenas de heridos israelíes y los más de 1.400 hombres, mujeres y niños palestinos muertos, destaca: “Podemos decir que el terrorismo es una forma de exasperación. Y que la exasperación es un término negativo. No habría que esperanzarse. Habría que poder esperar. La exasperación llega cuando se te deniega la esperanza. Es comprensible y hasta diría que natural, pero no por ello el terrorismo es aceptable”. Lo que todavía no ha aclarado es qué hará con los beneficios. ¿Bastaría lo recaudado para financiar la revolución?

Hessel no está solo

José Luis Sampedro también está indignado con la indiferencia ante las injusticias y se une al llamamiento del autor francés, con el prólogo de la edición en castellano de ‘¡Indignaos!’.

Principios

En el concreto y directo prólogo, José Luis Sampedro asegura que sus vivencias y las de Hessel “han sucedido en el mismo mundo”. El filósofo español reconoce a Hessel como un “brillante héroe de la Resistencia francesa”, que siempre se mostró “a favor de la paz y la justicia”. Recuerda que ambos nacieron en 1917, vivieron una guerra, soportaron una dictadura y también comparten el malestar por la escandalosa situación que se vive en Palestina y la “bárbara” invasión de Irak. Pero recuerda que no se trata ahora de empuñar las armas ni de actuar como terroristas.

Dinero

Con ironía, Sampedro se pregunta por el bienestar y la inexplicable necesidad de una revolución en “nuestra maravillosa civilización occidental”. Dibuja un decorado en el que las democracias han puesto a salvo a “los financieros, culpables indiscutibles de la crisis”. Subraya que siguen tranquilos y sin pérdidas. ¿Y qué se ha hecho? Nada: “Ni siquiera se ha planteado la supresión de mecanismos y operaciones de alto riesgo. No se eliminan los paraísos fiscales ni se acometen reformas importantes del sistema”. Es decir, “el dinero y sus dueños tienen más poder que los gobiernos”.

Voluntad

De la indignación nace la voluntad de compromiso con la historia, apunta Sampedro de forma categórica. “De la indignación tiene que salir hoy la resistencia contra la dictadura de los mercados. Debemos resistirnos a que la carrera por el dinero domine nuestras vidas”, explica Sampedro. El autor de ‘La sonrisa etrusca’ advierte lo que Hessel parece decir a los más jóvenes, que tengan cuidado y no pierdan todo lo que su generación ha luchado por conseguir. Toca defenderlo, mantenerlo y mejorarlo. “No permitáis que os lo arrebaten”, exclama para que actúen, pero sin violencia.

 


Sexting, una moda que aú no nos ha llegado desde EEUU #jóvenes #adolescentes

Un 4% de los adolescentes españoles se ha hecho fotos o vídeos provocativos

El 8,1 por ciento declara haber recibido este tipo de fotografías de menores conocidos

“Cuando una imagen sale de tu móvil pierdes para siempre su control”. Este es uno de los mensajes que aparece en la Guía sobre la Adolescencia y el Sexting: qué es y cómo prevenirlo.

La difusión de fotografías eróticas a través del móvil, una práctica muy extendida en Estados Unidos, es todavía un fenómeno incipiente en España. Pero lo cierto es que ya el 4 % de los menores de entre 10 y 16 años reconoce haberse hecho a si mismo fotos o grabado videos en postura sexy.

Asimismo el 10 % declara haber recibido en su teléfono móvil imágenes de este tipo enviadas por sus amigos y amigas. La guía alerta a los jóvenes de que a partir del sms, la foto o el vídeo puede entrar en una cadena de reenvíos masivos y puede acabar también en Internet, una situación que escapa al control del protagonista. Los peligros del sexting, según los expertos: amenazas, ciberacoso, extorsión, chantaje y el grooming por parte de pederastas. La guía la promueve el colectivo Pantallas Amigas y el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación.

La guía de prevención refleja que el 8,1 por ciento declara haber recibido este tipo de fotografías de menores conocidos. El director general de Inteco, Víctor Izquierdo, ha alertado sobre el fenómeno sexting, que consiste en la difusión o publicación de contenidos gráficos o audiovisuales de tipo sexual, producidos por el propio remitente, utilizando para ello el teléfono móvil u otro dispositivo tecnológico.

En ese sentido, ha señalado que el sexting no se da exclusivamente en adolescentes, aunque “son especialmente vulnerables al no ser conscientes de los riesgos”. Además, ha subrayado que las tecnologías móviles están “ampliamente extendidas” entre adolescentes. En concreto, dos de cada tres menores españoles de 10 a 16 años (64%) posee móvil, y en la franja de 15 a 16 años son un 89,2 por ciento.

Igualmente, el 88,6 por ciento de estos hace fotografías desde su terminal, el 48,2 por ciento las envía a otras personas y el 20,8 por ciento las publica en Internet. El gerente del Observatorio de Seguridad de la Información de Inteco, Pablo Pérez, ha explicado los riesgos que conlleva el sexting y ha destacado que “son diversos pero muy interrelacionados”.

Así, ha destacado la pérdida de privacidad y, por lo tanto, de “control” . Del mismo modo, ha resaltado que en ocasiones la foto puede difundirse involuntariamente, por ejemplo, a través del bluetooth. También ha alertado sobre los riesgos psicológicos que puede sufrir el menor que pueden generar exclusión o ansiedad, entre otros.

En esa línea, ha citado el ciberbullying o ciberacoso entre iguales que supone el hostigamiento a través de insultos, vejaciones, amenazas o chantaje, también pueden verse afectado por el grooming(en caso de que esté implicado un adulto) y se establezca un control emocional con el fin de obtener concesiones de índole sexual, o sextorsión, en caso de que exista chantaje.

Por su parte, el director de Pantallas Amigas, Jorge Flores, ha recordado que estas acciones se podrían considerar ilegales ya que están relacionadas con los delitos contra la intimidad y la libertad sexual e incluso con delitos relacionados con la pornografía infantil. Sin embargo, ha indicado que es un fenómeno “muy oculto” y se requiere concienciar al menor de los riesgos que conlleva.

Por ello, ha insistido en que hay que transmitir el mensaje de que “cuando envías una información pierdes el control sobre ella” y la “necesidad” de pensar antes de publicar. Asimismo, ha hecho hincapié en la “importancia” de que los padres transmitan seguridad a sus hijos y que traten de acercarse a la tecnología.

En todo caso, ha admitido que el sexting en España no es un fenómeno “muy extendido” como ocurre en EE.UU. Además, ha señalado que los datos de EE.UU. reflejan que las chicas son “más proclives” al sexting, ya que son un 65 por ciento de ellas, frente al 35 por ciento de chicos que lo practican. Finalmente, el Defensor del menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, ha calificado de “fundamental” educar a los hijos en valores, ya que se comportarán igual en la vida “virtual” y en la “digital”.

 


Guía sobre adolescencia y sexting: qué es y cómo prevenirlo #juventud #adolescentes #redsij


El desempleo juvenil y las políticas de empleo #juventud #jóvenes

El desempleo juvenil y las políticas de empleo

La oferta de formación profesional debe reestructurarse, pero la necesidad de que estos jóvenes adquieran una mayor capacitación profesional resulta imperiosa
El pasado 28 de enero nos despertamos con una buena noticia. Por fin, los agentes sociales y el Gobierno alcanzaban un acuerdo de calado en materia de pensiones. Además, los medios filtraban que el acuerdo trascendía las pensiones, al incluir otros acuerdos sobre Políticas Activas de Empleo, e incluso sobre Política Industrial y Energética.
La alegría duró poco, ya que hacia las nueve de la mañana de ese mismo día el Instituto Nacional de Estadística presentaba los datos de empleo del cuarto trimestre de 2010: 4.690.000 parados (tasa de desempleo del 20.3%), 138.000 ocupados menos, y 35.600 hogares más con todos sus miembros activos en paro.
Si nos fijamos en los jóvenes menores de 30 años, la cifra de desempleo es aún más desoladora: son 1.700.000 jóvenes que quieren trabajar pero no encuentran empleo y que suponen ya más del 35% del total de parados. ¿Cómo son estos jóvenes? Los datos publicados recientemente reflejan que casi el 60% de estos parados tiene como máximo el nivel de educación obligatoria, y solo el 17% tiene educación universitaria.
Su nivel educativo no solo influye en la probabilidad de estar desempleado; también en cuánto tiempo permanece en el desempleo: entre los parados con nivel de educación obligatoria o menor, el 62% llevan más de 6 meses desempleados, mientras que entre los universitarios parados, este porcentaje disminuye hasta el 50%. Finalmente, el 40% de los jóvenes menores de 30 años que trabajan tiene un contrato temporal, porcentaje mucho mayor al del resto de los trabajadores.
En definitiva, entre el colectivo de jóvenes parados es mayoritaria la presencia de individuos con una formación igual o menor a la obligatoria, a todas luces muy escasa para enfrentarse a un mercado laboral altamente globalizado y competitivo.
En este escenario de los jóvenes tan preocupante, el Gobierno y los agentes sociales han llegado al llamado Acuerdo Económico y Social, que se aprobó en Consejo de Ministros. Uno de sus contenidos es precisamente el acuerdo en materia de puesta en marcha de políticas activas que favorezcan la empleabilidad de los jóvenes menores de 30 años.
Ese acuerdo por los jóvenes incluye el desarrollo de un itinerario individual y personalizado de empleo, por el cual a cada joven desempleado se le va a dotar de ayuda profesional para que encuentre en el menor tiempo posible un empleo adecuado a su capacitación. Si su formación fuera considerada insuficiente, se le ofrecerá una formación complementaria que le ayude en la recolocación laboral. Sin embargo, para que esta iniciativa tenga éxito, es necesario poner en marcha medidas complementarias, también mencionadas en el acuerdo, como el fortalecimiento de los Servicios Públicos de Empleo y la modificación en profundidad de la oferta de formación actualmente existente. La orientación es sin duda la adecuada, pero requieren de una dotación presupuestaria no menor en términos humanos y técnicos, aspectos que no han sido mencionados en el acuerdo y que pueden ser la clave para que estas medidas tengan consecuencias positivas.
El segundo elemento de este acuerdo es un Plan de Choque para el empleo juvenil y para desempleados de larga duración que consiste en una reducción sensible de las cuotas empresariales a la Seguridad Social -entre el 100% y el 75%- para empresas que contraten jóvenes a tiempo parcial (50-70% de la jornada completa) bien mediante contratos indefinidos o mediante contratos temporales de al menos 6 meses de duración. Este plan de choque tiene una validez de doce meses. Se fomenta asimismo la conversión de contratos temporales en indefinidos mediante la extensión de la bonificación -siempre durante los 12 meses que la medida esté en vigor-.
Este Plan de Choque, si bien puede disminuir las cifras de desempleo juvenil durante los próximos 12 meses, puede ahondar en el problema que muchos de estos jóvenes parados presentan y que no es otro que su falta de formación. El 30% de nuestros jóvenes entre 18 y 25 años abandona sus estudios tras finalizar la enseñanza obligatoria (el doble que la media europea), y durante los años de bonanza económica, han tenido una enorme facilidad para encontrar empleos precarios. La crisis económica ha destruido una gran parte de estos empleos, y se ha convertido en un poderoso incentivo para que estos jóvenes retomen la formación. Si el plan de choque que se ha diseñado para los jóvenes no va unido a una formación útil, estos jóvenes volverán a verse en una situación similar a la actual dentro de 12 meses, cuando terminen las bonificaciones.
¿No podría plantearse un plan de choque mediante el cual los jóvenes cuya formación educativa es igual o menor a la obligatoria optaran a estas ayudas siempre que fueran acompañadas de una formación profesional a tiempo parcial? Es cierto que la oferta actual de formación profesional debe reestructurarse, así lo pone también de manifiesto el Acuerdo, pero la necesidad de que estos jóvenes adquieran una mayor capacitación profesional me parece, hoy por hoy, imperiosa.

 

 


Mapa de la amistad según tuenti…#amistad #tuenti #redsij #juventud


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.